RUGBIERS

Caso Fernando Báez Sosa: los rugbiers apuntaron contra el Presidente y los medios de comunicación

Los ocho imputados rechazaron el juicio por jurado.
lunes, 1 de febrero de 2021 · 12:44

Los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell, que se encuentran detenidos en un penal de La Plata, rechazaron ser juzgados por un tribunal popular. Según explicó su abogado Hugo Tomei, se sienten "víctimas" de una "condena social" apuntalada por los medios masivos de comunicación.

Los ocho rugbiers imputados de la causa que conmocionó al país el verano pasado, cuando un joven de 18 años fue golpeado en manada hasta quedar sin vida, emitieron nuevas quejas en la causa. El apuntado ahora es el propio presidente de la Nación Alberto Fernández, quien supo reunirse con los padres de Fernando Báez Sosa y se fotografió con un cartel en pedido de justicia.

La foto por la que la defensa de los imputados acusa al presidente Fernández de "comprometerse con el interés de una de las partes".

"El Poder Ejecutivo Nacional se ha comprometido con el interés de una de las partes, y por lo tanto, el equilibrio que debe surgir de la necesaria ´igualdad de armas´ presente en todo proceso penal, o mejor dicho en casi todos, aquí ha sufrido una influencia desmedida a favor de una de las partes. Prácticamente ha desaparecido", sostuvo Tomei en su presentación ante el juez de Garantías David Mancinelli.

El representante legal de los rugbiers de Zárate explicó que consultó la decisión con Máximo Thomsen, Ayrton Viollaz, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Enzo Comelli y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi. "La decisión fue condicionada por la incuestionable y lapidaria condena social que se instaló como consecuencia de la construcción de sentido realizada a través de los medios masivos de comunicación", agregó Tomei.

La acusación contra los medios es por haber publicado "constancias del expediente" y causar una "intolerable saturación" de las imágenes captadas por los videos del día del homicidio de Fernando. A partir de entonces -según la óptica de los rugbiers y su abogado- se logró una "maquinaria mediática que determinó la instalación de un preconcepto negativo en perjuicio de los imputados".