ENACOM

No habrá aumentos: el Enacom rechazará las nuevas tarifas de las empresas de comunicaciones

El precio se descongeló en enero de este año y hubo alzas de hasta el 32%.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 16:45

El vicepresidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Gustavo López, aseguró que rechazará los aumentos en los servicios de telefonía fija y móvil, televisión e internet que las empresas de comunicaciones informaron a sus usuarios para los meses de agosto y septiembre.

Según el funcionario del organismo federal, las compañías pretendían una suba entre el 65% y 70% en un año, algo que calificó como un grave error.

Con aumentos de ese tipo, amparados por la Justicia, mucha gente se va quedar sin servicio.

Gustavo López explicó las razones por las que rechazarán el alza propuesta por las empresas.

En enero se descongelaron los precios de los servicios de comunicaciones y desde entonces y hasta el 1 de julio se autorizaron aumentos del 20%. Sin embargo, las compañías habrían trasladado a sus usuarios aumentos del 32%, amparados en medidas cautelares que frenaron la aplicación del DNU 690 y sus reglamentaciones que categorizaron al internet, telefonía y TV paga como servicios públicos esenciales.

Nuestro objetivo era que no hubiera aumentos hasta diciembre, pero las empresas anunciaron incrementos. Los vamos a rechazar.

 

Medidas cautelares

El vicepresidente de la Enacom recordó que existen medidas cautelares iniciadas por las empresas que impiden la aplicación del DNU 690 que declara al internet, la TV paga y la telefonía fija y móvil como servicio público esencial y en competencia, así como la posibilidad de regular los precios.

López explicó que en ese punto no hay diálogo porque las posturas son radicalmente opuestas y no hay posibilidad de llegar a un acuerdo. Recordó que cuando un servicio es declarado público no hay margen de negociación.

El Enacom sostiene que, pese a las objeciones al DNU, las empresas invierten más que en 2019, cuando los precios estaban totalmente liberados. Tras analizar los montos invertidos en los últimos seis años, el organismo llegó a la conclusión de que la inversión no depende de la regulación, sino de la macroeconomía.