CARPINCHOS

Sabrina Frederic pidió a los vecinos de Nordelta compensar el daño al ecosistema de los carpinchos

La ministra de Seguridad recordó que la zona fue urbanizada y anteriormente era el hogar de estos animales.
sábado, 21 de agosto de 2021 · 19:11

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic, habló de los carpinchos en el barrio privado de Nordelta, donde los vecinos se quejan por una presunta invasión, agresiones a las mascotas, daños a jardines y hasta accidentes de tránsito.

La funcionaria federal defendió a los roedores y señaló que lo que ocurre es consecuencia de haber tomado un espacio natural con fines comerciales.

Todos sabemos el daño ambiental que producen estos emprendimientos inmobiliarios y también la dificultad de los jueces para detenerlos.

Frederic recordó que lo que ocurre en Nordelta es solo consecuencia del deterioro del ecosistema natural de los carpinchos y remarcó que la llegada de los animales está relacionada con la bajante histórica en el río Paraná porque buscan agua.  

Los vecinos de Nordelta tienen que encontrar la forma de compensar el daño.

 

El interés por la adopción de carpinchos

Es habitual que en zonas rurales de las provincias del litoral haya familias con carpinchos como mascotas, son animales silvestres que habitan una amplia zona de Argentina y Sudamérica y no están en peligro de extinción. Sin embargo, la Ley Nacional de Conservación de Fauna Silvestre habla de la adopción como mascota de estos enormes roedores que actualmente generan polémica.

En algunas zonas del país hay familias que tienen carpinchos como mascotas.

La normativa no menciona en particular a esta especie, pero se refiere a la fauna silvestre en general, que comprende a los animales que viven libres e independientes del hombre, en ambientes naturales o artificiales.

El Artículo 4 de la ley prohíbe la caza, el hostigamiento, la captura o destrucción de crías, además de la posesión, tránsito, comercio y transformación de la fauna y sus productos.  

En tanto, el artículo 19 establece que la autoridad nacional de aplicación y las de las provincias adheridas al régimen de la ley deben adoptar y promover las medidas de protección, conservación y aprovechamiento de la fauna silvestre. Habla de la creación de reservas, santuarios y criaderos con fines conservacionistas.

Finalmente, la ley establece multas para quienes atenten contra los animales silvestres en campos ajenos sin autorización y llama a las provincias a establecer sus propias sanciones.