ELISA LILITA CARRIÓ

El intendente de Exaltación de la Cruz negó haber autorizado la fiesta de Carrió

Nanni confesó que fue “una comunicación acerca de una pequeña reunión íntima” y no un cumpleaños con 70 personas.
lunes, 23 de agosto de 2021 · 09:25

Diego Nanni, intendente de Exaltación de la Cruz, partido de la Provincia de Buenos Aires en donde vive Elisa Lilita Carrió, confesó que la líder de la Unión Cívica no le pidió permiso para una fiesta con 70 personas, sino para una reunión íntima.

“No es procedente el argumento de la ‘consulta’ al intendente local, sino que se trató de una comunicación acerca de una pequeña reunión íntima, y no una con 70 personas”, escribió sobre el cumpleaños de la exdiputada el mandatario local en su cuenta de Twitter.

Nanni forma parte del Frente de Todos.

Según Nanni, Exaltación de la Cruz no estaba “liberada” en diciembre del año pasado. “En ninguna foto se verifica cuidado de distanciamiento y uso de tapaboca”, reconoció el intendente.

Tanto Carrió como su espacio político habían argumentado que la fiesta estaba autorizada y que se cumplieron los protocolos; sin embargo, las fotos y las declaraciones de Nanni dan por tierra el alegato de la oposición.

 

Las declaraciones de Lilita y la Unión Cívica

El pasado sábado, Elisa dio explicaciones sobre su fiesta de cumpleaños número 64 a la que asistieron mariachis y funcionarios reconocidos como el gobernador porteño Horacio Rodríguez Larreta y su segundo a cargo, Diego Santilli.

“Fue público, hubo fotos en todos los diarios, por lo que no se blanqueó ninguna situación”, sostuvo la exdiputada nacional. “Cuando vi la foto me dieron ganas de llorar, son unos canallas, todos estábamos hisopados antes de entrar, fue al aire libre, conté con la autorización de la intendencia por el cupo de personas”, aseguró Carrió en diálogo con Radio Mitre.

El abogado Alejandro  Kalbermatten denunció a la exlegisladora por la fiesta.

“Por primera vez en mi vida sentí: 'Me quiero ir de este país'. Me dio mucha tristeza por nuestra Nación y por mí misma", continuó la política, que enseguida aclaró que no se va a ir de la Argentina porque va a seguir “luchando”.

“Yo no soy golpista, pero le pido al Gobierno que respete la vida privada de los ciudadanos, sobre todo la de aquellos que hemos aceptado las normas y dimos el ejemplo durante la pandemia. No todos somos iguales a ellos”, concluyó Lilita.

Carrió fue una de las pocas que se negó a denunciar al presidente por la fiesta en Olivos.

Por su parte, la Unión Cívica argumentó que “la reunión fue realizada al aire libre, en respeto de todos los protocolos sanitarios y medidas preventivas, lo que fue publicado en su oportunidad por los distintos medios de comunicación".

Además, el espacio político aseguró que “se requirió test negativo previo a todos los invitados antes del ingreso para prevenir eventuales contagios” y que se le informó “a las autoridades locales”.