SPUTNIK V

Sputnik V: un estudio asegura que, tras seis meses de la aplicación, aumenta su efectividad

La investigación fue liderada por especialistas argentinos que analizaron casi 2 mil muestras.
miércoles, 25 de agosto de 2021 · 21:03

Tras seis meses de aplicada la vacuna contra el coronavirus Sputnik V, los anticuerpos neutralizantes tienden a ser más efectivos, según una investigación dirigida por Andrea Gamarnik, investigadora superior del Conicet y jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL).

Los especialistas argentinos analizaron 1.800 muestras del suero de personas con y sin infección previa del virus y que fueron inmunizadas con la primera dosis del fármaco ruso y concluyeron que tiene capacidad para bloquear todas las variantes de coronavirus y su efectividad aumenta con el tiempo.

Si bien los anticuerpos disminuyen en cantidad, pudimos observar que la calidad y la potencia neutralizante contra el virus aumenta con el tiempo.

Andrea Gamarnik explicó que el efecto se verificó a lo largo de seis meses y se observó que los anticuerpos atraviesan un proceso gradual de maduración que aumenta su calidad para bloquear al coronavirus e impedir la infección.

La vacuna Sputnik V fue la primera contra el coronavirus que se aplicó en el país.

El seguimiento a las personas que recibieron Sputnik V determinó que los anticuerpos se mantienen y son capaces de bloquear la actividad viral. Alcanzan un pico máximo a los 42 días y posteriormente se mantienen hasta por 180 días, según aseguró Nicolás Kreplak, ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires y quien también es coautor de la investigación.

 

Efectiva contra otras variantes

Se midió el efecto de la vacuna rusa con distintas variantes de preocupación o de interés que circulan en la Argentina y otras partes del mundo, como la Alfa, identificada en el Reino Unido, la Beta, que surgió en Sudáfrica, la Gamma, proveniente de Manaos en Brasil, la Delta, que llegó desde la India, y la variante Lambda o andina.

Las variantes fueron aisladas y estudiadas con la colaboración del Consorcio Argentino del Genómica de SARS-CoV-2 y el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA, que dependen del Conicet y la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Se observó un escape menor por parte de la variante Delta a los anticuerpos producidos tras la vacunación con Sputnik V.

Esto quiere decir, según los expertos, que los anticuerpos son capaces de bloquear la infección causada por esta variante que genera preocupación a nivel mundial.