PATA MEDINA

El Pata Medina vuelve al arresto domiciliario por participar de actividades sindicales

Le fue revocada la excarcelación y le volvieron a colocar una tobillera electrónica.
viernes, 27 de agosto de 2021 · 21:51

La Justicia federal de La Plata le revocó la excarcelación al exjefe de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Juan Pablo Pata Medina, por incumplir con sus restricciones y participar de una actividad sindical el lunes.

El sindicalista tendrá que utilizar nuevamente una tobillera electrónica para que cumpla el arresto domiciliario. La medida fue adoptada por el titular del Tribunal Oral Federal 2 de La Plata, Alejandro Esmoris. La orden de arresto domiciliario también alcanza a su hijo Cristian “Puly” Medina.

El Pata Medina participó a inicios de la semana en un acto realizado en la exsede de la UOCRA de la Plata, ubicada en la calle 44 entre 4 y 5. Su presencia en el lugar lo obligó a dar explicaciones ante la Justicia, pero aseguró que se trató de un acto político y no gremial.

Miembros de la Policía Federal se presentaron a la casa del sindicalista para notificarle que se le revocó el beneficio de la excarcelación, tras lo cual procedieron a colocarle una tobillera magnética para que cumpla con la prisión domiciliaria ordenada.

El Pata Medina no cumplió las restricciones ordenadas por el juez.

 

16 años como dirigente sindical

En febrero, el Tribunal Oral Federal 2 de La Plata le otorgó la excarcelación en la causa por la que estaba detenido y en la que se le atribuye el lavado de activos y asociación ilícita, por disposición de la Justicia de Quilmes. El líder sindical estuvo tres años y cuatro meses en prisión y espera un juicio oral por extorsión.

El Pata Medina fue 16 años el jefe de la seccional platense de la UOCRA, cargo que perdió el 26 de septiembre cuando fue enviado a prisión en el penal de Ezeiza.

El sindicalista declaró hace unas horas en una audiencia oral vía Zoom y pese a sus intentos de justificación, donde aseguró que ejerció su derecho a expresarse, a reunirse y a participar de las actividades políticas, algo que no fue aceptado por la autoridad.

Pidió al juez que le levantara las restricciones impuestas y argumentó que se cuidó de no estar cerca de la sede central de UOCRA, ubicada en la calle 50 de la ciudad de La Plata y no en la calle 44, donde se realizó la actividad.