FIESTA CLANDESTINA

Fiesta clandestina: tenían permiso para reunir a 25 personas y convocaron casi 400

El encargado del lugar podría pasar de seis meses a dos años en prisión.
domingo, 29 de agosto de 2021 · 20:06

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires desarticuló una fiesta clandestina que se realizaba en un restaurante del barrio de Monserrat que tenía autorización para atender a un máximo de 25 personas; sin embargo, en su interior fueron encontradas 380.

La actividad fue descubierta por la División de Operaciones Especiales y el personal de la Unidad Operativa de Fiscalización Integral (UOFI), además de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), que realizaron un recorrido preventivo sobre la calle México al 1100.

Las autoridades se percataron del alto volumen de la música en las instalaciones, además de verificar el ingreso permanente de personas al restaurante llamado El Final y ubicado específicamente en la calle México al 1.176. La Policía clausuró el lugar y detuvo a un hombre de 35 años, que dijo ser el encargado.

Los controles de las autoridades se mantienen todos los fines de semana.

Al interior de la fiesta clandestina no se respetó la distancia social ni se utilizaban barbijos, por lo que el hecho delictivo resultó evidente para las autoridades que señalaron la venta de bebidas alcohólicas y la incapacidad para un aforo tan amplio en el negocio.

 

¿Qué significa la clausura?

El restaurante no podrá operar nuevamente hasta que culmine el proceso judicial. La Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas número 13, a cargo de la doctora Scanga, secretaria del Dr. Almeida, imputó al encargado por transgredir los artículos 205 y 239 del Código Penal.

Se deben considerar las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus y el artículo 239 tiene una pena prevista que va desde los 15 días a un año de arresto por desobedecer a un funcionario público en ejercicio de sus funciones.

Además, el artículo 205 aplica penas de prisión que van de los 6 meses hasta los dos años por incumplir las medidas de protección sanitaria que introduzcan o propaguen la pandemia por coronavirus. La AGC clausuró el restaurante y secuestró los equipos de música y el mobiliario necesario para su funcionamiento.