GOBIERNO DE LA CIUDAD

El Gobierno porteño quiere llegar a un acuerdo para construir en un Área de Patrimonio Histórico

En 2011 se presentó el proyecto a la Justicia y falló en contra. Ahora, el oficialismo busca su aprobación en una sesión a fin de mes.
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 16:45

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pretende continuar con el convenio que firmó con la constructora Nahuente SRL para levantar una torre de 72 metros en un Área de Protección Histórica (APH). En el marco del litigio que enfrenta, el Gobierno porteño intenta llevar adelante un acuerdo que le permita realizar el emprendimiento mobiliario.

A pesar de los distintos fallos en contra de este proyecto en la Legislatura porteña, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quiere acordar con constructora la creación de un espacio de acceso al público, de manera que le permitan concretar la torre que se encuentra en la manzana que integra el APH. A partir de este acuerdo, la administración busca que se apruebe en la sesión ordinaria del 30 de septiembre.

La zona en cuestión se encuentra delimitada por la avenida Córdoba y las calles Viamonte, Reconquista y San Martín. La construcción que se propone se emplazaría sobre la avenida Córdoba en un terreno al otro lado de la manzana, que es propiedad de la constructora.

Según el Gobierno porteño, este convenio aportaría una nueva “valorización del suelo”, ya que cambiarían los “parámetros urbanísticos”, donde se encuentra actualmente un estacionamiento en el cual se pretende construir.

Cabe destacar que el Gobierno también elevó de 16 a 72 los metros habilitados para edificaciones. De esta manera, quedaría permitida la construcción de Nahuente.

Tanto la iglesia como el monasterio de Santa Catalina de Siena se encuentran en la misma cuadra donde se pretende construir la torre.

 

Desde qué año se pretende aprobar el proyecto

Esta obra fue presentada en 2011 y distintas organizaciones, como Basta de Demoler, se manifestaron en contra por la pérdida del patrimonio que implicaría la construcción de la torre.

A partir de eso se decidió iniciar un proceso judicial que se extendió hasta el 2016. Ese año, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad había llegado a la conclusión de anular la resolución dado que el proyecto era una “desmesura en celo por los intereses privados”. Por ende, el Tribunal se mostró a favor de “postergar el interés” y preservar el patrimonio histórico.

No obstante, desde la constructora se mantienen firmes al expresar que los fallos de la Justicia son “erróneos”.