MAURICIO MACRI

Mauricio Macri, denunciado ante la ONU: Luis Arce se refirió al envío de armamento a Bolivia

El mandatario condenó la participación del Gobierno argentino durante el golpe de Estado a Evo Morales.
jueves, 23 de septiembre de 2021 · 21:57

En su participación ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente de Bolivia, Luis Arce, condenó la participación de actores internacionales durante el golpe de Estado contra Evo Morales en 2009. Específicamente señaló al expresidente Mauricio Macri por enviar armas y municiones a los responsables de la insurrección.

Arce se refirió a la ruptura del orden constitucional en su país debido a la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de otros gobernantes, como el exmandatario argentino, "que enviaron armas y municiones a los golpistas".

Luis Arce cuestionó la intervención de Mauricio Macri.

El presidente de Bolivia aseguró que mantiene su compromiso para que siga la investigación y hacer justicia por las 38 vidas que se perdieron durante las manifestaciones, los cientos de personas heridas y varias trasgresiones a los derechos humanos, reportadas en esos días.

En julio, el Gobierno de Bolivia denunció a Macri por contribuir a la asunción de la presidenta de facto, Jeanine Áñez, al enviar material bélico que se habría usado para la represión de las manifestaciones.

 

Las pruebas contra Macri

La evidencia sobre la ayuda en la gestión de Mauricio Macri es una nota que presuntamente fue enviada con la firma del general Jorge Gonzalo Terceros Lara, comandante de la Fuerza Aérea boliviana, a quien era entonces el embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez García, en la que le agradecía “la colaboración prestada a esta institución armada en el marco del apoyo internacional" entre los países "debido a la situación conflictiva" que vivía Bolivia.

En ese documento se consigna una lista de materiales que, de acuerdo al escrito, aportó la Argentina. La carta tiene como fecha el 13 de noviembre de 2019, es decir, tres días después de confirmada la salida de Evo Morales del poder, en medio de amenazas y violencia política.