SOCIEDAD

A través de una carta documento, un grupo antivacunas pidió derogar el pase sanitario en Entre Ríos

Durante la semana pasada, otra agrupación de Entre Ríos intentó obstaculizar un operativo de vacunación.
lunes, 17 de enero de 2022 · 20:15

Según confirmaron desde el Gobierno provincial, un grupo de vecinos de la ciudad de Concordia le envió una carta documento al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, para solicitarle con "carácter urgente" que deje sin efecto el pase sanitario en toda la jurisdicción.

En concreto, el escrito que lleva la firma del abogado Félix Javier Román considera que exigir la constancia de vacunación completa en Entre Ríos "resulta violatoria de los derechos que nos asisten y se encuentran reconocidos en la Constitución Nacional y en la de la provincia (sic)".

Hasta el día de la fecha, en Entre Ríos ya se aplicaron 2.380.772 contra el coronavirus.

En esa línea, el letrado de Entre Ríos también acusó que "la inoculación exigida, mal llamada vacuna, se trata de una terapia génica experimental (sic) con seres humanos, no obligatoria y cuyo contenido resulta confidencial y se encuentra prohibida por el Código de Nüremberg, la Unesco y el Código Civil de la Nación".

Además de enumerar los conocidos argumentos de los sectores que se oponen a la vacunación contra el coronavirus, aunque sin citar ningún estudio científico que los compruebe, Román amenazó con iniciarle acciones civiles y penales a Bordet si finalmente decide no derogar el pase sanitario.

Fuente: (Secretaría de Innovación Pública)

 

El antecedente de los antivacunas

En la jornada del jueves pasado, cerca de la una de la tarde, un grupo antivacunas conformado por al menos diez personas se presentó en el centro comunitario municipal “Dr. Adolfo Goldemberg”, ubicado en la localidad de Crespo, donde se realizaba un operativo de vacunación.

La ministra de Salud de la jurisdicción, Sonia Velázquez, y el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, presentaron una demanda que explica que un grupo "obstaculizó o intentó obstaculizar el normal desenvolvimiento de la jornada de vacunación mediante hechos violentos".

Los detalles de la denuncia, que indica que los involucrados podrían hacer cometido un delito contra la salud pública.

Esta denuncia, que en principio fue presentada ante el Ministerio Público Fiscal, fue armada "conforme a la exposición policial" y además contó con la descripción de los hechos que realizó la directora del Hospital San Francisco de Asís, la doctora Sandra Catalina Scarso.

La farmacéutica Sandra Ruhl, una de las integrantes del grupo antivacunas “Padres Autoconvocados por la Verdad”, aseguró en redes sociales que solo se acercaron a consultar "cómo se están llevando a cabo estos ensayos clínicos (sic)" y que no fueron a "interrumpir ningún proceder".