ENTREVISTA MINUTO ARGENTINA

Mujeres a la Obra: la organización que promueve la igualdad de género en la construcción

Yamila Garzón, coordinadora del proyecto, nos habló en entrevista de la importancia de eliminar barreras para que más mujeres se vinculen con el oficio.
viernes, 25 de noviembre de 2022 · 13:41

Mujeres a la Obra (MO) es una asociación civil, con sede en la ciudad de Santa Fe, con más de un año de vida legal pero con cuatro años de existencia. El proyecto nació de la idea de Ileana Rossi, su fundadora, quien como arquitecta encontró que ella era la única mujer en obra.

A partir de ahí, y de preguntarse por qué no más mujeres estaban vinculadas al rubro, Rossi logró unir sus intereses con el de varias de sus amigas arquitectas de la Universidad Nacional del Litoral, quienes de inmediato no solo se vieron comprometidas con el proyecto, sino además con la inminente necesidad de hacer que más mujeres se incorporen laboralmente al sector. Este es el propósito de Mujeres a la Obra.

De esta manera, y también con la idea de unir experiencias y saberes para formar a otras mujeres, nace Mujeres a la Obra, una organización que, además, se ha encargado de identificar cuáles son las principales barreras para esta población en el rubro de la construcción.

Yamila Garzón, coordinadora general del proyecto, en entrevista para Minuto Argentina, narró que desde el principio esta iniciativa superó todas las expectativas, no solo por el alcance que tuvo, sino también porque, dentro de la misma labor que realizan, encontraron que hay mucho camino por recorrer y razones de sobra para tomar acción y eliminar las barreras que tienen las mujeres en este oficio.

Yamila Garzón, coordinadora general de Mujeres a la Obra. Fuente: (cortesía MO)

En esencia, a través de esta iniciativa, las mujeres se pueden capacitar en diferentes temas relacionados a la construcción. A estas formaciones se pueden vincular mujeres con o sin experiencia en el rubro y, para sorpresa y satisfacción de la organización, desde el dictado de su primera capacitación se pudieron dar cuenta que hay muchas mujeres interesadas en el tema.

“Desde hace cuatro años a ahora, hemos visto una tendencia muy importante de mujeres que se interesan en los diferentes perfiles de la construcción”, señala la coordinadora. Sin embargo, también resalta que parte importante de su labor es lograr que las empresas del sector comprendan la importancia de dar oportunidades de empleo a las mujeres, lo cual también ha cambiado en los últimos años.

Cada día más mujeres se suman a esta iniciativa. Fuente: (cortesía MO)

Actualmente, el equipo de la organización está conformado por mujeres voluntarias, quienes entregan su conocimiento, experiencia, tiempo y dedicación para hacer crecer el proyecto, tanto en la ciudad de Santa Fe —donde comenzó todo su trabajo— como en la ciudad de Paraná, donde incursionan desde el año pasado.

Para lograr capacitar a las mujeres en temas relacionados al oficio de la construcción como herrería, pintura, higiene y seguridad, carpintería y construcción en seco, entre otros, trabajan de la mano del sector público y privado y otras instituciones sociales, quienes son parte fundamental dentro de su labor.

En los lugares donde hacen las prácticas siempre se deja una mejora. Fuente: (cortesía MO)

A través de estas organizaciones con las que se articulan, logran conseguir recursos, materiales y demás para poder realizar las capacitaciones que ofrecen. Pero más allá de formar a más mujeres en el oficio, también buscan democratizar el conocimiento.

Esto ya que reconocen que no todas las personas tienen acceso a la educación y, al brindarlo, quieren “acercar espacios de formación a otras personas que no tienen las mismas posibilidades”, por lo cual también trabajan de manera rotativa en diferentes espacios de la ciudad.

 

La importancia de promover la igualdad de género desde lo legal

Más allá de las capacitaciones, la organización busca lograr la igualdad de género en el sector, debido a que existen muchas barreras de acceso a un trabajo en el rubro para esta población, principalmente por un tema cultural, pues históricamente existe la construcción social de que solo los hombres pueden trabajar en este oficio.

Asimismo, existen brechas económicas y salariales para la población femenina, ya que por lo general las mujeres ganan menos que sus compañeros varones. Pero, además, existe un gran vacío en términos legales, pues las empresas prefieren contratar hombres por cosas como que “las mujeres se embarazan, no pueden realizar el mismo esfuerzo físico o exponerse mucho al sol".

La organización rompe los mitos que se han creado en el rubro. Fuente: (cortesía MO)

Aunque estas excusas parecen un cliché, como asegura Yamila en entrevista para este diario, lo cierto es que estos vacíos legales promueven la discriminación y la desigualdad, por lo cual es fundamental que la normativa se adapte también a las mujeres, pues actualmente está creada solo para el género masculino.

“Hemos sabido de muchas empresas que no han contratado mujeres porque la normativa les exige que tiene que haber un baño para mujeres y un baño para hombres, entonces para ahorrar costos descartan a las mujeres”.

El proyecto ha servido de inspiración para otras organizaciones. Fuente: (cortesía MO)

Si bien parecen argumentos vacíos, lamentablemente, la normativa actual no acompaña a que haya una mayor incursión de mujeres en el rubro, lo que a su vez fomenta la desigualdad, por lo que es indispensable que haya una regulación clara que reduzca o elimine todas estas barreras.

En este sentido, el rol del sector público y privado es indispensable, por lo que Yamila resalta que, parte esencial de su labor, ha sido precisamente lograr este tipo de articulaciones para que la organización crezca, capacite y ayude a más mujeres.

Las capacitaciones son brindadas por expertos. Fuente: (cortesía MO)

Sin embargo, también reconoce que para que se genere un verdadero cambio social y cultural, hace falta que se aborde el tema desde el ámbito público, con la finalidad de ejercer una mayor presión sobre las empresas para que promuevan la igualdad de género, tanto en este, como en otros oficios.

“Si el Estado no apura o no presiona o no hace incentivos para que las empresas tomen la cuestión del género dentro de su organigrama o de su estructura, no lo va a hacer por cuenta propia si no tiene otro interés, entonces para nosotras el tema, que es sumamente complejo, tiene que ser abordado desde todas las aristas, porque si se tira de un lado pero del otro no se tira, o está en pausa, no va a haber avance”.

Si bien el haber llegado hasta donde están hoy no ha sido fácil, y este proceso ha estado lleno de retos y desafíos, destacan tanto el trabajo de cada una de sus voluntarias como también de todas las mujeres que se han vinculado a las capacitaciones, lo que las motiva no solo ha crecer más, sino además a llegar cada día más lejos.

Esto, ya que la organización, además de fomentar espacios de formación, ha servido de incentivo para que las mujeres se motiven e incursionen en el rubro, pues su mensaje y la sinergia que se genera en el equipo de trabajo y en las mismas capacitaciones les ayuda a empoderarse.

La organización busca capacitar cada día a más mujeres. Fuente: (cortesía MO)

Aunque el proyecto se vio obligado a hacer una pausa por la pandemia del coronavirus —ya que todas las formaciones son prácticas y presenciales—, gracias a su labor, Mujeres a la Obra ha logrado capacitar a más de 500 mujeres y, aún con cupos limitados, se han dado cuenta que cada día hay una mayor demanda respecto al tema.

Asimismo, todo este equipo interdisciplinario que conforma la organización lucha por ser “el cambio que quieren ver en el mundo”, con lo cual también hacen un llamado a toda la ciudadanía a tomar acción para transformar a la sociedad y así, cada día, lograr eliminar más de esas barreras que muchas poblaciones enfrentan.

Gracias a su labor, hoy más mujeres incursionan en el rubro.

Yamila destaca que lo más desafiante de todo este proceso ha sido lograr coordinar todo el trabajo voluntario con pocos recursos, lo que a veces puede llegar a limitar su labor. Sin embargo, subraya que pese a todos los retos que enfrentan diariamente, en mayo del 2020, en plena pandemia, una empresa local las convocó para ser parte de un proceso de selección de personal para incorporar la primera cuadrilla de mujeres en obra.

Por eso, cada día, como equipo están convencidas de que deben continuar con su labor, no solo para lograr derribar las barreras de la desigualdad, sino también por el impacto que esto genera en sus vidas personales, profesionales y, por supuesto, para que más mujeres tengan la oportunidad de capacitarse y vincularse al rubro y, de esta manera y desde su lugar, aportar un granito de arena para ser parte del cambio que el mundo necesita.