EVA PERÓN

A 70 años del último discurso público de Eva Perón

El Día del Trabajador del 1 de mayo de 1952 Evita se dirigió por última vez al pueblo.
domingo, 1 de mayo de 2022 · 11:06

Bajo la tradicional celebración por el Día del Trabajador, Eva Duarte y Juan Domingo Perón se hicieron presentes en un multitudinario acto en Plaza de Mayo. Allí, a pesar de encontrarse muy débil por la enfermedad que padecía, desde el balcón Casa Rosada, la primera dama dio su último discurso al pueblo.

“Otra vez estamos aquí reunidos los trabajadores y las mujeres del pueblo; otra vez estamos los descamisados en esta plaza histórica del 17 de octubre de 1945”, fueron las primeras palabras con las que Evita se dirigió por última vez ante el pueblo. Allí, la política expresó su apoyo y su defensa a Perón.

Considerada una de las mujeres más influyentes de la política, Eva murió a los 33 años.

En un discurso donde Evita tuvo que ser sostenida por la cintura por Perón, debido a su estado sumamente debilitado por el cáncer que la afligía, la primera dama celebró su reencuentro con el pueblo tras meses de ausencia y solicitó defender al gobierno de cara a las próximas elecciones presidenciales.

Allí, en un fragmento de su discurso, mencionó: "Compañeras, compañeros, otra vez estoy en la lucha, otra vez estoy con ustedes, como ayer, como hoy y como mañana. Estoy con ustedes para ser un arco iris de amor entre el pueblo y Perón; estoy con ustedes para ser ese puente de amor y de felicidad que siempre he tratado de ser entre ustedes y el líder de los trabajadores".

Así, en un discurso de 12 minutos y 30 segundos, vestida de sastre y con su emblemático rodete, Eva Perón se dirigió por última vez a sus “descamisados” en público. Menos de dos meses más tarde, perdería la vida el 26 de julio de 1952, sin conocer que su padecimiento fue a causa de un cáncer terminal.
 

El discurso de Evita

A pesar del dolor y las inyecciones de morfina que tuvo que recibir para dar su discurso, la convicción y la firmeza de Eva estuvieron presentes en cada una de sus palabras. Ante una plaza colmada, lanzó: “Yo le pido a Dios que no permita a esos insensatos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la Patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista”.

De igual forma, remarcó: “Luchamos junto con Perón por una humanidad feliz dentro de la justicia, dentro de la dignificación de ese pueblo, porque en eso reside la grandeza de Perón”. "No hay grandeza de la Patria a base del dolor del pueblo, sino a base de la felicidad del pueblo trabajador”, sentenció.

Para finalizar su discurso, alertó al pueblo sobre las amenazas alrededor de Perón y expresó su claro apoyo al general: “Estén alertas. El enemigo acecha. No perdona jamás que un argentino, que un hombre de bien, el general Perón, esté trabajando por el bienestar de su pueblo y por la grandeza de la Patria”.

Con un claro mensaje a “los traidores de la Patria”, concluyó: “Los vendepatrias de dentro, que se venden por cuatro monedas, están también en acecho para dar el golpe en cualquier momento. Pero nosotros somos el pueblo, y yo sé que estando el pueblo alerta somos invencibles porque somos la patria misma”.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias