El plan de Guillermo Francos para rescatar algo de la reforma fiscal y el RIGI

Guillermo Francos, vuelve en acción tras el inesperado traspié en el Senado.
lunes, 17 de junio de 2024 · 08:30

El plan de Javier Milei y su equipo, incluyendo a Guillermo Franco, para rescatar la reforma fiscal y el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) tras un revés en el Senado, se centra en recuperar los puntos clave perdidos durante la votación.

La estrategia de Guillermo Franco apunta a aprovechar las diferencias internas entre los senadores y diputados del PRO y la UCR para reintroducir elementos esenciales como el impuesto a las Ganancias.

 La Ley Bases, que incluye la reforma fiscal, delega facultades al Presidente, promueve privatizaciones y establece un régimen de promoción de inversiones. Aunque el Senado aprobó el proyecto, los impuestos como Ganancias y Bienes Personales están pendientes de revisión en la Cámara de Diputados.

El RIGI propone incentivos fiscales significativos para fomentar grandes inversiones. Entre estos incentivos se encuentra la reducción del impuesto a las ganancias del 35% al 25%, exenciones de otros impuestos provinciales o municipales, y estabilidad tributaria por 30 años.

Estas medidas buscan proteger a los inversores de volatilidades políticas y asegurar sus inversiones contra cambios adversos futuros. Además, se busca un ajuste fiscal con la reducción del gasto público y una reforma tributaria que simplifique el sistema impositivo argentino, promoviendo así el comercio y la inversión.  

Los argumentos a favor del plan de reforma fiscal y el RIGI propuesto por Javier Milei y su equipo se centran en la promoción de la inversión y el crecimiento económico. Se argumenta que la reducción de impuestos y la simplificación del sistema tributario pueden atraer inversiones, generar empleo y aumentar la competitividad internacional de Argentina.

Análisis

Además, Guillermo Francos espera que el RIGI proteja las inversiones de la incertidumbre política y económica, ofreciendo estabilidad a largo plazo. Por otro lado, los críticos del plan pueden señalar los riesgos de una reducción significativa en los ingresos fiscales del Estado, lo que podría afectar la financiación de servicios públicos esenciales.

También existe preocupación por la posibilidad de que las exenciones fiscales benefician desproporcionadamente a grandes empresas o inversores, mientras que los pequeños empresarios y la población en general podrían no ver mejoras significativas en su situación económica.

Otras Noticias