Recrudece la tensión internacional por los dichos de Javier Milei

Javier Milei vuelve al centro de las críticas.
martes, 18 de junio de 2024 · 12:30

Desde hace varias semanas que se inició un conflicto internacional entre España y Argentina a raíz de los comentarios de Javier Milei sobre su par Pedro Sánchez y su esposa, que no terminaron de caer bien entre dirigentes de la comunidad internacional europea.

Javier Milei, recordemos, había manifestado que el presidente español pasaba por alto ciertas actividades de su esposa y que se tomaba demasiado tiempo pensando sobre estas acciones en lugar de actuar de inmediato. Como no podía ser de otra manera, cosechó el repudio internacional.

Varios funcionarios de la Unión Europea se manifestaron en respaldo a la defensa del máximo mandatario ibérico, argumentando que los dichos del presidente argentino no tienen cabida en la diplomacia. Es más, en las últimas horas el vocero alemán Steffen Hebestreit se pronunció al respecto.

"El primer ministro español halló las palabras correctas y creo que las palabras del presidente argentino se valoran por sí mismas"

Por otro lado, el vocero dijo que el “mal gusto” es el principal protagonista de las palabras que dirigió el mandatario argentino para con su par. Varios analistas internacionales mencionan que no hay razón para involucrar a la familia en un mero asunto de diplomacia.

A pesar de que los comentarios del máximo dirigente rioplatense fueron el centro de las críticas mundiales, lo cierto es que por estas horas todavía está en Europa, hablando sobre situaciones hipotéticas en su gobierno que han traído más desgracias que ventajas al pueblo.

Los analistas internacionales mencionan, por otra parte, que se ha visto un fuerte avance de la derecha en todo el viejo continente, lo que podría hacer peligrar las instituciones como se conocen en la actualidad. La moderación en el discurso es tremendamente necesaria en estos casos.

El temor de lo nuevo

Javier Milei encarna la consigna de la “libertad” en muchos casos como excusa para devastar las instituciones del estado. En más de una ocasión se ha manifestado como el “topo” que destruye al estado por dentro, pese a que estaría hablando de sí mismo.

Apoyado por los Estados Unidos, el mandatario argentino ha defenestrado a sus pares europeos, pero se ha congraciado con otros regímenes como el de Bukele en El Salvador, especialmente en lo que refiere a las prisiones y el castigo al crimen organizado.

Otras Noticias