Kate Middleton

Kate Middleton confesó que se ha "convertido en un horror" para sus hijos gracias a la pandemia

La esposa del futuro rey de Inglaterra ha confesado que la cuarentena la ha dejado agotada.
sábado, 30 de enero de 2021 · 02:00

Para muchos, la llegada del coronavirus ha significado grandes cambios en su día a día, sobre todo para los que son padres, quienes como Kate Middleton y el príncipe William, están educando a sus hijos desde casa.

El duque y la duquesa de Cambridge abandonaron el palacio de Kensington, el que es su residencia oficial, para pasar la crisis sanitaria en Anmer Hall y, desde allí, se han convertido en diversos profesionales para algunas actividades que sus hijos necesitan hacer.

Los más pequeños de la casa han tenido que estudiar en casa desde el inicio de la crisis sanitaria.

En una reunión virtual con la directora del colegio británico Roe Green, Middleton confesó que ha sido un gran reto para ella estar con los príncipes George, Charlotte y Louis todo el día en casa, etapa que describió con la palabra "agotadora".

Kate habló de todas las actividades que ha tenido que aprender a hacer, para que sus hijos no pierdan ese toque de realidad que tenían antes de que ocurriera la pandemia de COVID-19:

Los duques tienen un nuevo lugar de trabajo, alejados de la residencia que los ha albergado durante toda la pandemia.

Me he convertido en peluquera para horror de mis niños, que han visto a su madre cortarles el pelo.

De igual manera, la esposa del príncipe habló sobre la educación en casa: "Nos hemos tenido que convertir en profesores y, personalmente, he sentido que tiraban de mí en muchas direcciones diferentes. Intentas hacer todo lo mejor posible pero al final del día estás agotada".

La reina Isabel II les sugirió utilizar su casa vacacional para que sea su nuevo centro de operaciones.

Sin embargo, esta situación ha tomado un poco de diversidad para la británica desde hace pocas semanas, cuando la reina Isabel II optó por tomar una importante decisión.

La monarca les cedió Sandringham House a William y la duquesa, siendo esta su casa favorita para vacacionar, con la intención de que pudieran tener un espacio de trabajo diferente a donde estaban sus hijos todo el día, liberándolos de tener niños corriendo por detrás en las reuniones por Zoom.