Redes sociales

“QEPD”: con el corazón hecho pedazos, Luciana Salazar enfrentó la peor de las noticias

Luego de que Ángel de Brito expusiera la situación, Luciana Salazar reapareció en Instagram.
sábado, 9 de octubre de 2021 · 16:07

Hace algunas horas, Luciana Salazar utilizó las redes sociales para anunciar la partida de un ser querido. Sí, para ser exactos, la modelo comunicó mediante sus historias de Instagram que el marido de Ana Rosenfeld, Marcelo Frydlewski, falleció en Miami por su crítico cuadro de coronavirus.

En concreto, la expareja de Martín Redrado subió a la ya referida red social una foto de ambos y al pie de esta escribió lo siguiente: “Lo que te vamos a extrañar”. Como si esto fuera poco, Luciana Salazar agregó: “Gracias por todos los momentos vividos mi querido marce, el amorcito eterno de Ana. Hasta siempre. QEPD”.

Al igual que Luciana Salazar, Ángel de Brito también realizó el mismo accionar pero en su perfil de Instagram: “Lamentablemente falleció Marcelo, un hombre simpático, cariñoso y siempre a favor. Un abrazo enorme para Ana y para todos sus seres queridos”.

A pesar de lo antes expuesto, Ana no ha hablado al respecto, pero se espera que pronto tenga las fuerzas suficientes para hacerlo. Mientras eso sucede, especulan que Luciana habría pautado viajar a Estados Unidos en caso de que el cuerpo de Marcelo no pueda ser trasladado a la Argentina.

Según Luciana, Marcelo murió en la madrugada.

 

Sobre la secuencia de los hechos

Hace más de dos meses, Ana y Marcelo viajaron a Miami para visitar a la familia, pero al momento de regresar a la Argentina les detectaron coronavirus a ambos. La amiga de Luciana transitó la enfermedad sin problema, pero su esposo tuvo que ser internado de urgencia.

Semanas más tarde, Ana informó que su marido había sido intubado. Aunque la situación no era para nada alentadora, la empresaria nunca perdió la fe y le pidió a sus fanáticos que rezaran por Marcelo. Incluso, se supo que en la última procesión que hicieron a la Virgen de Luján, Pampita pidió para que el marido de Rosenfeld mejorara. Ahora bien, aunque fueron muchos los esfuerzos, el empresario no pudo resistir la enfermedad y partió.