CON ESTILO

La muerte que más marcó a Diego Maradona: así era su relación con Doña Tota

Diego Maradona nunca pudo superar la ausencia de la mujer más importante de su historia.
jueves, 25 de noviembre de 2021 · 05:00

Para Diego Maradona, madre hubo una sola y la de él era la más especial de la Tierra. Conocida mundialmente como Doña Tota, Dalma Salvadora Franco Cariolichi fue la madre del mejor de todos.

Era normal escuchar a Diego Maradona decir que la Tota era "mi novia, mi reina, mi todo". Hablar de su madre era, para el astro del fútbol, palabras que se escurrían como arena entre los dedos. Siempre con una sonrisa, se deshacía de amor al explicar lo que sentía por ella.

Diego Maradona tenía un vínculo especial con sus padres, pero su mamá era su mayor debilidad.

Siempre recuerdo que me dijo que pase lo que pase, iba a estar a mi lado.

Si bien Diego Maradona era el tercero de seis hermanos, Doña Tota tenía preferencias para el. Cuando estaba por entrar al Hospital Policlínico Evita, encontró un prendedor brillante en el piso y se lo prendió con ella. "Supe que mi hijo iba a ser especial", dijo ella sobre el momento.

Siempre sonriente, Doña Tota estaba incondicional a su "ojito", como llamaba a Diego. 

 

El amor de Diego Maradona a Doña Tota

“Cuando Doña Tota decía una cosa, eso era palabra santa y nadie, ni siquiera Diego, se atrevía a discutir”, explicó el reconocido preparador físico Fernando Signorini, y efectivamente era cierto. Para el exfutbolista, su madre era su altar y se la debía respetar. 

Siempre dedicada a la casa, Diego Maradona con los años fue descubriendo una triste realidad en sus primeros años. “Me di cuenta a los trece años de que a mi vieja le dolía el estómago todas las noches porque la comida no le alcanzaba y allí lloré mucho”, reveló en una entrevista.

El fin de semana de la muerte de Doña Tota se dio el insólito hecho de que la fecha del fútbol argentina se jugó en duelo por la muerte de Doña Tota. 

Maradona le daba el cielo y la tierra si así lo quisiera porque necesitaba que su madre no padezca nada malo, pero cuando la salud de ella comenzó a jugarle malas pasadas, estaban lejos. Doña Tota murió el 19 de noviembre de 2011 a los 81 años cuando Diego Maradona se encontraba volando a Buenos Aires desde Dubái, donde se desempeñaba como director técnico del Al Wasl.

En sus últimos años, el Diez aseguraba que si bien trataba de ser feliz, las cosas habían cambiado tras la partida de sus padres y ya la vida no era la misma. "Dios es el que se llevó a mi vieja, por eso estoy enojado con él", sentenció.