Santi Maratea

"Me llevó la policía": la violencia y angustia que atravesó Santi Maratea frente a su accionar

El influencer contó el angustiante momento que atravesó luego de recaudar millones de pesos para colaborar con la desnutrición.
martes, 16 de febrero de 2021 · 12:32

Una vez que recaudó lo necesario, Santi Maratea llegó a la conclusión de que -como su amigo tenía el capital suficiente para costear los gastos de una de las camionetas y además cuenta con licencia de conducir-, Omar se haría cargo de uno de los vehículos, mientras que de la otra se haría cargo la fundación "Patapila", ya que para llevar a cabo una acción de tal magnitud se necesitaba el apoyo de una entidad de este tipo.

Hace unas semanas atrás, Santi Maratea anunció que había logrado recaudar millones de pesos para comprar dos camionetas nuevas y un container de donaciones para ayudar a la comunidad Wichí de Salta. El influencer se había contactado con un miembro de esta comunidad, llamado Omar, y había conversado con él sobre el terrible problema de desnutrición que hay en el pueblo. Fue entonces que Santi puso manos a la obra para tratar de revertir esta triste situación.

Luego de que las camionetas llegaran en perfectas condiciones a Salta, Santi Maratea junto con su amigo Omar y gran parte de la comunidad pudieron festejar este logro tan grande. Sin embargo, a la mañana siguiente todo empeoró, ya que terminaron por involucrarse cuestiones políticas y el buen gesto quedó desvalorizado. "Me llevó la policía al final, no para llevarme preso, sino para protegerme", empezó su relato en historias de Instagram el exconductor de radio Vorterix.

Resulta que el día que llegó Santi a Salta para dar sus donaciones, hubo elecciones para los puestos políticos dentro de la Misión Chaqueña, comunidad en la que Maratea realizó la buena acción. Fue entonces que los nuevos representantes de esta comunidad -ya que habían asumido hace horas- le pidieron a Santi que explique de qué se trataba su proyecto y por qué quedaría Omar a cargo de una de las camionetas.

"Yo les expliqué y aunque algunos no estaban de acuerdo terminó bien, con aplausos y todo felices", explicó el comunicador. Sin embargo, un dirigente político de otro partido empezó a hablar y empezó a incitar a la violencia por no estar de acuerdo con esta decisión. Fue entonces que Santi fue a refugiarse a la casa de Omar para evitar una situación innecesaria. Cuando las aguas estuvieron más calmas, Maratea quiso irse, pero la policía les advirtió que se había generado una especia de piquete con el cual no dejarían que Santiago se fuera de la ciudad.

Fue entonces que la policía tuvo que trasladar a Santi Maratea para evitar disturbios. Y, aunque la situación quedó bastante tensa entre la comunidad, el influencer y su amigo, pudieron arreglar las cosas y seguir con el proyecto adelante. Más allá de que la fundación "Patapila" se bajó del proyecto. Con un sabor agridulce, Maratea relató todo el suceso, pero aseguró que "a pesar de todo, está feliz".