CON ESTILO

Aprendé cómo cuidar una suculenta nariz de payaso

Una crasa ideal para los principiantes en el mundo de las jardinería.
jueves, 27 de mayo de 2021 · 05:30

Los expertos en suculentas aseguran que los fanáticos de esta especie tienen al menos una Sedum rubrotinctum en su colección. Esta planta popularmente conocida como nariz de payaso puede tolerar casi cualquier ambiente y tipo de suelo, siempre y cuando cuente con un buen drenaje. Además, es fácil de propagar y no trae problemas a largo plazo. 

Como la mayoría de las crasas, esta especie prospera durante la temporada de verano, ya que tiene sol pleno y casi no hay precipitaciones abundantes. Es importante remarcar que no toleran las heladas fuertes y necesitan protección durante los meses más fríos del año. 

En invierno, la suculenta nariz de payaso no soporta una temperatura menor a 10 grados.

 

Los cuidados que requiere la Sedum rubrotinctum

Durante los meses más calurosos del año, los jardineros profesionales recomiendan trasladar esta suculenta al aire libre. Este cambio permitirá que sus hojas verdes sean todavía más brillantes y el rojo en la punta estará intacto todo el verano.

Lo único que puede debilitar su follaje es la sobreexposición al sol, que tiene la capacidad de quemar esta planta. Por otro lado, la iluminación indirecta no permitirá que se forme característica distintiva. La clave está en encontrar un punto de equilibrio que termine beneficiando a la Sedum rubrotinctum. 

Antes de regarla, revisa que la tierra se haya secado completamente y luego aplica el agua. Durante los días más fríos, es necesario reducir la cantidad de agua. Algunas semanas es probable que tengas que suspender el riego para evitar que se pudran las raíces. Acodarte de no rociar este líquido de manera superficial y que la hidratación sea bastante profunda. 

En primavera, es indispensable aplicar mensualmente fertilizante en esta crasa. El producto tiene que ser especialmente elaborado para esta especie y bastante diluido, ya que de lo contrario podría resultar contraproducente.