CON ESTILO

Rellenos con dulce de fruta y cubiertos con glaseado: cómo elaborar unos ricos alfajores cordobeses

El membrillo es una de las variedades más usadas.
martes, 4 de mayo de 2021 · 10:39

Cada provincia fue dando forma y estilo a una de las delicias dulces más populares de Argentina, tanto que esta semana se celebra en su honor, con promociones y especial difusión. Se trata de los alfajores, una preparación heredada de España que ya tiene identidad propia.

En cada una de las regiones de nuestro país es posible encontrar una variedad con sello propio, tal como ocurre con los alfajores cordobeses.

Los más vendidos están rellenos con dulce de membrillo. 

Es una variedad dulce que se diferencia del resto del país porque es una de las que lleva relleno de dulces de fruta, especialmente membrillo, uno de los más tradicionales, con poco chocolate y cobertura glaseada.

Su origen se remonta a la llegada de los árabes a España, adonde llevaron sus usos y costumbres. Más tarde, al arribar a América, trajeron la fórmula a la zona del Río de la Plata. En Córdoba los adoptaron inmediatamente y los rellenaron con algo que abundaba en la zona, que eran los frutos regionales.

El glaseado es fácil de hacer: azúcar impalpable y jugo de limón. 

También son fáciles de elaborar en casa. Para preparar unos deliciosos alfajores cordobeses se necesitará de 150 gramos de azúcar, 10 gramos de bicarbonato de amonio (actúa como agente leudante), 3 huevos, medio kilo de harina, 50 gramos de malta, 120 gramos de margarina, 10 gramos de polvo de hornear y 5 gramos de sal. Para elaborar el glaseado se necesitan 300 centímetros cúbicos de jugo de limón y azúcar impalpable.

Como primer paso, se deberá batir la margarina, que tiene que estar a punto pomada, con el azúcar e ir agregando los huevos de a uno, junto con el extracto de malta hasta integrar. Luego, unir los secos (harina, sal, bicarbonato de amonio, polvo de hornear) y hacer un volcán en la mesada. Colocar en el centro el batido de los huevos y, con dos cornet, unir pero sin amasar demasiado.

Luego, estirar con palo y dejar una masa de aproximadamente un centímetro de altura. Cortar con un cortapasta en tapas de unos seis centímetros de diámetro. Hornear en una placa con papel enmantecado o una silicona durante 15 minutos a fuego fuerte.

 

El detalle bien serrano

Se deberá rellenar con mermelada de frutos rojos y bañar con el glaseado, que es muy sencillo de hacer. Para este se deberá calentar el jugo de limón a baño María mientras se le agrega azúcar impalpable. Mezclar con batidor y agregar azúcar hasta lograr la densidad deseada.