CON ESTILO

Nutritivo y sabroso: los mejores secretos para cocinar un típico goulash

Ideal para los días de frío, se puede acompañar con spatzle.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 09:47

Su nombre proviene del húngaro, que significa toro. En toda Europa central se cocina y su origen data de los tiempos en que las tribus nómadas necesitaban de una alimentación rica y adaptada a su trabajo como pastores de bueyes. Es el goulash, que con el splatzel se posiciona como uno de los platos tradicionales para los días de frío.

El goulash se trata de una sopa de carne de vaca que lleva cebollas y se condimenta con paprika o pimentón. Los que más saben sobre gastronomía aseguran que uno de los secretos de este plato está en la calidad del condimento.

Originario del Imperio austrohúngaro, está hecho a base de carne de vaca. 

Este plato que se hizo popular en el Imperio austrohúngaro por los pastores procedentes de la estepa del Hortobar es fácil de realizar y sumamente nutritivo.

Para realizar un goulash se necesitará de un morrón colorado, tres cebollas, dos cucharadas de paprika, cien centímetros cúbicos de vino blanco, treinta centímetros cúbicos de aceite, sal y pimienta, un litro de caldo de carne, un kilo de cuadril y tres cucharadas de extracto de tomate.

Primeramente se deberán eliminar los excesos de grasa de carne y cortar en cubos de unos dos centímetros. Picar las cebollas y el morrón en cubos pequeños. En una cacerola, saltear la carne hasta que se dore y agregar primero la cebolla, con la que se cocinará cinco minutos, y luego el morrón, por otros cinco minutos más.

Para acompañar, se puede elaborar spatzle o ñoquicitos.   

Verter el vino y salpimentar. Incluir el extracto de tomate y cocinar durante una hora y media mientras se le va agregando el caldo a medida que se vaya consumiendo el líquido. Para el final, condimentar con el pimentón.

 

El compañero perfecto

Una de las recetas que mejor acompaña el goulash es el spatzle que son pequeños ñoquicitos. Para hacerlo se debe realizar una masa con una cucharada de aceite de oliva, un cuarto litro de leche, una cucharada de manteca, sal, pimienta, medio kilo de harina y tres huevos.

Mezclar en un bol la harina con sal, los huevos y la leche hasta obtener una masa chirle y homogénea. En una cacerola con agua y sal hirviendo, verter la masa a través de una espumadera y presionando con una espátula. Retirar los ñoquis cuando suben y reservar en un bol con agua fría. Luego, sartenear con manteca y aceite de oliva, para acompañar el goulash.