INTRUSOS

Dolor y angustia en Intrusos tras la desgarradora pérdida de una de sus figuras: "Es difícil"

Esta tarde el canal se tiñó de tristeza ante un terrible y angustiante testimonio.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 15:07

Este lunes en “Intrusos”, con gran tristeza y lamento, Adrián Pallares comunicaba una terrible pérdida que golpeaba a su equipo, ya que el conductor se encargó de enviarle saludos a Marcela Baños, quien se había ausentado en el ciclo tras el fallecimiento de su padre.

Luego de ello, este jueves Rodrigo Lussich inició “Intrusos” informando: “Saludamos a todas nuestras compañeras pero en especial a Marcela Baños, que se reintegra al programa”. Así, el periodista le cedió un espacio a Marcela para que pueda explayarse sobre su dolor.

Conteniendo su emoción, la panelista del programa de espectáculos admitió: “Me cuesta hablar y entrar en un tema que no es fácil, despedir a papá no fue fácil”. Sin entrar en mayores detalles sobre la enfermedad de su padre, Marcela profundizó al respecto:

Él ya estaba sufriendo y no estaba bueno lo que estaba pasando, así que estamos en paz, él se fue bien.

Siguiendo con su descargo, Baños reconoció: “De a poco voy remándola, estando acá (‘Intrusos’) creo que me va a hacer bien”. En esta línea, destacó a la producción y a sus compañeros por la contención y el espacio que le brindaron para poder regresar cuando quisiera. En cuanto a su papá, la famosa hizo una sincera confesión: “Disfruté a mi papá 82 años, por lo que soy una privilegiada”.

Fuente: (América TV)

 

Bajo un duro contexto

Resulta claro que nunca es un buen momento para perder a un ser querido, sin embargo, en tiempos de pandemia  una pérdida resulta doblemente dolorosa. En este sentido, la panelista de “Intrusos” reconoció: “Es difícil el coronavirus, está muy complicado”.

Siguiendo con sus palabras, Marcela destacó al respecto: “Es la parte más dura de la pandemia, que a mí me tocó atravesar en primera persona”. Finalizando con su desgarrador relato, mencionó que su padre se encontraba internado desde el martes pasado, pero traía una internación previa de once días. Con ello, concluyó: “Es la parte más dura, no  poder despedirse de los seres queridos”.