Guido Kaczka

El Trece convulsionado por lo que pasó en el programa de Guido Kaczka

Un momento realmente complicado.
sábado, 8 de mayo de 2021 · 08:47

"Amigos son los amigos", dice la sabiduría popular, pero cuando hay dinero de por medio las cosas pueden cambiar drásticamente, algo que acaba de quedar confirmado con lo que ocurrió en el programa de Guido Kaczka.

El motivo es simple: un participante, bautizado como "El Carpintero", llevaba ganados miles de pesos y pensaba repartirlos con su amigo Antúnez, pero sufrió un inesperado reclamo de Hernán Drago y Wolfgang, quienes también participaron con él del desafío que le permitió acumular tanto dinero. Todo arrancó cuando Guido Kaczka le preguntó al concursante si Antúnez lo había dejado solo. "No, Antúnez no pudo venir hoy. Estuvo muy atareado y me dijo que hoy necesitaba descansar, no sé qué pasó", contestó el hombre.

"¿Y entonces jugás con Hernán Drago de compañero", lo chicaneó el conductor de "Bienvenidos a Bordo". "Y sí, dale", aceptó, no muy convencido, el concursante y, justo en ese momento, el animador dio a entender que, en caso de ganar el desafío, lo justo sería que repartiera el premio acumulado en cuatro, es decir, darle su parte a Antúnez, pero también a Hernán Drago y Wolfgang que en su momento lo ayudaron.

Por supuesto, el hombre prefirió no responder y todo, por ahora, quedó ahí, con El Trece convulsionado y a la espera: ¿repartirá todo su premio el concursante? Es mucho dinero para él solo, pero no tanto si debe repartirlo en cuatro partes iguales.

Fuente: (Bienvenidos a Bordo)

 

Un programa lleno de emoción

Siempre pasan cosas fuertes en el programa de Guido, y eso quedó demostrado cuando, por ejemplo, en una edición anterior del ciclo un participante mostró al aire la fuerte carta que le escribieron sus hijas.

Con la voz conmovida, el hombre llamado Cristian leyó: "Papá: aprovechamos esta oportunidad para decirte todo lo que te queremos y admiramos. Es increíble todo el esfuerzo que ponés cada día, sin importar el cansancio. Sos imparable. Toda la vida, con mamá, se rompieron la espalda laburando para que nunca nos falte nada; estando ahí, pasito a pasito, en cada etapa de nuestras vidas".

El texto continuaba diciendo: "Los valores y enseñanzas que nos transmitís nos van a quedar para toda la vida. Nos inspiran cada día a ser mejores personas y la mejor versión de nosotras mismas, fuertes y valientes para defender nuestras creencias. Perseguir nuestros sueños y nunca bajar los brazos. Te amamos con el alma, y siempre vamos a estar para vos, como estás vos para nosotras. Con todo nuestro amor y admiración, tus hijas, Mica y Candela", terminó leyendo Cristian, para luego contar algo que le daba un sentido extra a la lectura.

"Esta sorpresa es muy grande para mí. Mis hijas perdieron a su mamá hace tres años y yo intento hacer lo mejor posible y todo lo que puedo. Darles un consejo, estar para ellas y poner todo a su disposición; pero bueno, estoy solito. Que ellas estén bien me enorgullece día a día", declaró el hombre.

Otras Noticias