CON ESTILO

Con chocolate y sin harina: Donato de Santis enseña a elaborar una torta caprese

Fue creada por error, allá por 1920, en una panadería de la isla italiana.
martes, 15 de junio de 2021 · 10:46

Originaria de la zona de Capri, aunque con reminiscencia de la pastelería suiza, la torta caprese es una de las opciones dulces más ricas de la cocina italiana y, además, apta para celíacos, porque no lleva harina. Donato De Santis, fiel a su propuesta de hacer honor a sus orígenes, muestra cómo hacerla en casa.

Para esta torta, el cocinero italiano recomienda los siguientes ingredientes: 150 gramos de almendras tostadas, 3 claras, 225 gramos de chocolate semi amargo, 15 gramos de fécula de maíz, 3 yemas, 100 gramos de azúcar, 1 pizca de polvo de hornear, esencia de vainilla y 175 gramos de manteca.

Donato propone iniciar la elaboración con el chocolate y fundirlo a baño María junto con la manteca. Mezclar hasta que se unan los ingredientes. Por otro lado, procesar las almendras tostadas.

Ideal para celíacos porque es sin TACC.

Asimismo, en el bol de la batidora, mezclar las claras junto con una pizca de sal; primero, a velocidad mínima y luego a la máxima hasta que se obtenga un merengue firme. Paralelamente, batir las yemas con el azúcar hasta lograr una crema blanca.

La preparación continúa con el armado de la masa. Incorporar el chocolate a las yemas, blanquear y mezclar. Una vez que esté integrado, sumarle el polvo de hornear y fécula de maíz previamente tamizados y agregar las claras. Este paso es importante ya que se deberán integrar con espátula de goma y siempre con movimientos envolventes.

Para el final, sumarle la esencia de vainilla y las almendras procesadas. Una vez que se logró una mezcla bien integrada, volcar en un molde previamente enmantecado y enharinado y llevar a horno medio durante media hora. Donato la suele servir con bocha de helado de mascarpone con frutos rojos.

 

Delicia que llegó del Mediterráneo

Cuenta la historia que la primera mención de esta exquisita torta que reversiona Donato fue en Capri, en 1920. En aquel entonces una panadera llamada Carmen Di Fiore olvidó añadir harina a una torta de almendra que estaba preparando. Contrariamente al desastre que ella presagiaba, las personas que comieron la torta quedaron maravilladas con esa preparación de exterior crujiente y el interior húmedo.

Por otro lado, también se estima que fue la esposa del rey de Nápoles, que era de nacionalidad austriaca, quien pidió a sus reposteros una torta típica de su país de origen. La idea fue replicar la torta Sacher pero la incomprensión de la lengua llevó a preparar algo similar a la actual torta caprese. Aún así, la esposa del rey quedó encantada y aprobó el delicioso postre.