CON ESTILO

Cómo rescatar a las suculentas enfermas antes de que sea muy tarde

Como primer paso hay que conocer a qué variedad pertenecen y dedicarse a observar.
sábado, 19 de junio de 2021 · 16:36

No todos están bendecidos con el don de la jardinería. Y es por eso que aquellos que no tienen demasiados conocimiento sobre las suculentas, no saben cómo actuar cuando nuestras plantas presentan algún síntoma de enfermedad.

Es por eso que, para aquellos que recién incursionan en el mundo de las crasas, es necesario dar algunos consejos para  que puedan actuar antes de que sea demasiado tarde.

Por lo pronto, los expertos en jardinería sugieren que, antes de comprar una suculenta, es importante estar interiorizados acerca de su variedad, sus cuidados específicos y cómo se desarrollan mejor.

Entre los principales consejos de los expertos figuran la observación: de manchas, de colores y de plagas.  

Por otro lado, una señal de que algo no está bien es si las hojas de nuestras suculentas están blandas o húmedas. Eso puede ser fundamentalmente porque se están ahogando por la cantidad de riego. En ese caso, primero se deberán quitar las hojas dañadas y luego, una tarea simple que es reducir el agua que se le da al sustrato.

Si lo que tiene son manchas negras en el tallo, posiblemente ya no haya nada que hacer, porque esos quiere decir que está podrido y su camino es fatal. En el caso de que las hojas se muestren secas o arrugadas es porque necesitan agua. Y eso es lo más fácil de remediar porque quiere decir que regándolas se salvarán de sufrir.

 

Qué pasa con la luz

Otro de las factores importantes para tener en cuenta a la hora de tener suculentas, es que estén ubicadas en el lugar apropiado para recibir la luz de sol que cada una de ellas necesitan. Por eso, si vemos que algunas de nuestras crasas están “estiradas” , es decir, que su follaje está alejado del suelo o del sustrato, significa que está buscando luz para desarrollarse.

En caso de que le aparezcan manchas circulares, es muy probable que haya caído en las garras de una enfermedad fúngica. Para eso, solo queda cortar y eliminar la parte afectada, desinfectar la macetas, y cambiar el sustrato.

Otras Noticias