Facundo Arana

Una vida de superación: Facundo Arana recordó su intensa batalla contra el cáncer

El actor argentino le contó a Santiago del Moro cómo fue el tratamiento que le salvó la vida.
sábado, 19 de junio de 2021 · 04:40

Durante su participación en “¿Quién quiere ser millonario?”, Facundo Arana recordó su batalla contra el cáncer. Mientras el actor le contaba a Santiago del Moro su misión de concientizar sobre la donación voluntaria de sangre, relató algunos detalles poco conocidos de cómo superó la leucemia en su adolescencia. 

Yo me recuperé de un linfoma a los 17 años en Fundaleu y en el Centro de Hematología Pavlovsky.

En ese momento de su vida, el exprotagonista de “Pequeña Victoria” ya estudiaba teatro, pero no era tan conocido en el medio artístico. Con el paso de los años, alcanzó el éxito y la popularidad que mantiene hasta la actualidad.

Una vez que se dio cuenta de que tenía el poder de recaudar fondos para la investigación y tratamiento de las enfermedades oncológicas de la sangre, no dudó ni un segundo en acudir a los eventos que lo invitaban y ayudar en lo que estuviera a su alcance.

 Si hoy pusieran uno tras otro los avisos de la gente que necesita con urgencia sangre, no alcanzaría la señal entera de los canales para poder cubrir la demanda.

Facundo Arana tiene 701 mil seguidores en Instagram.

Arana reconoce que, en su caso, su organismo reaccionó bien al tratamiento que los médicos eligieron para tratar su linfoma de Hodgkin combinado.

Mi cuerpo respondió bien. Mi vieja me llevó volando al médico. Yo vivía en la Ciudad de Buenos Aires; entonces, estaba muy cerca de Fundaleu. 

 

Arana se puso en los zapatos de los integrantes de su familia

Facundo reconoce que, con el paso de los años, se sintió un “gran ganador al tener el linfoma”, ya que se pone a pensar que todo el mundo tiene a lo largo de su vida momentos de inflexión o muy críticos. Sin embargo, no hubiera podido salir adelante si sus padres o hermanas atravesaban lo mismo que él.

Arana le confesó a Santiago del Moro que si alguien le pregunta si prefiere que una persona que ama o él tenga que combatir un cáncer, elige, sin pensarlo dos veces, tomar el lugar de sus seres queridos y ser quién se lleve “el mundo por delante”.

Otras Noticias