Historia de amor

14 años de matrimonio y 2 hijas: así se conocieron Soledad Pastorutti y Jeremías Audoglio

La jurado de "La Voz Argentina" contó algunos detalles de su historia de amor.
sábado, 26 de junio de 2021 · 04:40

Desde 2007, Jeremías Audoglio se convirtió en el compañero de vida de Soledad Pastorutti. Aunque la pareja asegura que son “como el agua y el aceite”, descubrieron con el transcurso de los años que se complementaban perfectamente.

En una entrevista para la revista Caras, la cantante argentina aseguró que conocieron en 1998, cuando terminaba sus estudios secundarios en la Nocturna de Arequito. Por una cuestión de horarios, tuvo que instalarse en Buenos Aires y su esposo no dudó en acompañarla.

Él es más pensante y yo, más impulsiva. Por eso, me ayuda a veces a mantener los pies sobre la tierra. ¡Es tan buena persona como marido y papá!

En 2010, nació en Rosario su primera hija, Antonia, y tres años más tarde, la Gringa dio a luz a Regina. En repetidas ocasiones, la jurado de "La Voz Argentina" aseguró que convertirse en madre fue una de las mejores cosas que le pasó.

El amor no tiene explicación: sucede y hacés cosas que nunca imaginaste.

Soledad Pastorutti tiene un millón de seguidores en Instagram.

 

El futuro de Soledad Pastorutti

Aunque sigue soñando con tener mayores logros musicales, Soledad aseguró públicamente que sus hijas se convirtieron en su mayor vocación.

Si se sabe compensar la función de madre, los hijos nos dan más energías para hacer las cosas.

Las nenas cumplen un papel importante en casa show, ya que ayudan a Pastorutti a vocalizar e incluso le hacen reportajes cuando se baja del escenario.

 

La fobia que tuvo que superar Soledad Pastorutti

En su visita a “Los Mammones”, Pastorutti le contó a Jey Mammón que, cuando empezó a salir con Jeremías Audoglio, le daba mucho rechazo la saliva. La cantante recuerda que llegaba a su casa y solía empezar a escupir.

Con el transcurso de los años, tuvo que superarlo, ya que no podía tener esa reacción cada vez que su novio le daba un beso. Esta fobia no se las pasó a sus hijas, pero sí provoco que fueran “muy vomitonas” durante sus primeros meses de vida.

Otras Noticias