INESPERADO

Una revelación: un protagonista de "Doctor Milagro" logró algo impensado y festejó a lo grande

Su rol en la novela turca fue decisivo para obtener un importante triunfo internacional.
domingo, 27 de junio de 2021 · 12:30

Era algo que se veía venir. Y es que la inmejorable actuación de Taner Ölmez, como el joven cirujano con síndrome de Sabio y condiciones del espectro autista que protagoniza “Doctor Milagro” iba a traer un sinnúmero de alegrías.

No solo obtuvo reconocimiento a través de la gran cantidad de seguidores, sino también el elevado rating que logró la novela turca tanto en su país como en Argentina y otros países del continente.

Y es que ahora, “Doctor Milagro” logró un nuevo reconocimiento a nivel internacional ya que fue su protagonista, el joven actor Taner, quien recibió un galardón inesperado. Fue elegido "Mejor actor en idioma extranjero" en los premios PRODU Latinoamericanos 2020.

Desde Cancún, donde tiene sede la entidad, enviaron el premio a Taner. 

Estas distinciones son otorgadas anualmente a las mejores producciones televisivas de toda América Latina. Se entregan 39 premios por áreas y la elección está a cargo de Produ que es un organización proveedora de contenido para todos aquellos profesionales asociados que integran los rubros de televisión, publicidad y la tecnología en Latinoamérica.

El actor que personifica a Ale Vefa en “Doctor Milagro” agradeció a través de sus redes, donde compartió una foto en la que se lo ve con la estatuilla.

Estoy sorprendido de que mi trabajo guste tanto en países de habla hispana.

El joven sostuvo además que el hecho de haber aceptado un personaje con estas características no para de darle grandes alegrías. “Estoy agradecido y muy conmovido".

 

Un síndrome con habilidades prodigiosas

El Síndrome del Savant que padece el protagonista de "Doctor MIlagro" es un afección del sistema cognitivo por el cual, las personas con desórdenes mentales, también cuentan con habilidades específicas. 

Tal como mencionan los especialistas del tema una de cada diez personas con autismo muestran este tipo de talento. El primer caso se describió en 1789 cuando un profesional del tema como Benjamín Rush, documentó el  caso de un paciente que podía calcular la edad de las personas en tan solo segundos.