CON ESTILO

Igual a las que vienen en lata pero hechas en casa: cómo son las cookies danesas de Mauricio Asta

Llevan casi la misma cantidad de harina que de manteca y pueden ir bañadas con chocolate.
lunes, 5 de julio de 2021 · 09:33

Muy parecidas a las que vienen en las famosas latas esmaltadas y que pueden guardarse largos períodos son estas cookies de manteca, al estilo danés, que propone Mauricio Asta elaborar en casa y degustar en el desayuno.

Son una opción con mucha manteca, por lo que no hay que abusar, pero el pastelero enseña a hacer esta opción como una variante sabrosa para iniciar el día.

Para preparar esta receta, Mauricio Asta enumera los siguientes ingredientes. Para la masa se necesitan 60 gramos de almidón de maíz, 240 gramos de azúcar impalpable, esencia de vainilla, 720 gramos de harina, ralladura de medio limón y 600 gramos de manteca.

En las casas de antigüedades, pueden encontrarse originales diseños de las latas en que venían hace años las galletas.

Como primer paso, mezclar con batidora con lira la manteca pomada, azúcar impalpable, esencia de vainilla, ralladura de limón hasta obtener una crema amarilla y homogénea. Luego, integrar la harina y la fécula de maíz previamente tamizadas. Para que la masa quede en el punto correcto, batir con la lira a velocidad media así no quedará demasiado blanda.

Lo siguiente es colocar la mezcla en una manga con pico rizado y hacer formar  de anillos, círculos o estrellas en una placa con papel antiadherente. Llevar al horno fuerte por 10 minutos.

Para servir, pueden ir rellenas con dulce de frambuesas o dulce de leche. Espolvorear con azúcar impalpable o bañar con  chocolate cobertura fundido.

 

En lata, para viajar por el mundo

Hay un grupo empresario radicado en Dinamarca que fue uno de los principales fabricantes y elaboradores de las cookies danesas que propone Mauricio Asta para hacer en casa. Se trata del grupo de alimentación Kelsen que fabrica y exporta la galletitas Kjeldsens, Royal Dansk y Riberhus que llegaron a la Argentina y fueron éxito.

La más antigua es Kjeldsen donde se hacen estas masitas desde 1933 y que las comercializa en lata: "desde el principio fue uno de los productos gastronómicos que más exportaba Dinamarca, así que se ideó el formato de lata redonda para mantener su frescura y evitar que se rompieran en sus largos viajes por el mundo".

Otras Noticias