Conmovedor

"No nos ayudó nadie": Oscar Ruggeri habló a corazón abierto sobre la dura historia de su padre

El reconocido exjugador expuso su costado más sensible y habló sobre sus comienzos en el fútbol.
miércoles, 25 de agosto de 2021 · 09:53

Este lunes, Oscar Ruggeri se sinceró ante las cámaras y contó una fuerte historia personal. El exjugador de fútbol aseguró que su padre no lo pudo ver debutar en primera y explicó las razones. 

"Mi papá llevaba piedras por las rutas a todos lados, al Chaco. Yo viví dos años en Roque Sáenz Peña. No me quedé ahí porque mi papá vino a trabajar para acá, y ahí aparecimos en Corral de Bustos", indicó el papá de Cande Ruggeri en "ESPN F90". "Yo jugué en Boca y no me vio. Andaba trabajando", se lamentó.

 

La relación con su padre

Luego de contar su emotiva historia de vida, Oscar Ruggeri ahondó en detalles y recordó qué hizo con el primer dinero que ganó cuando debutó en Boca Juniors allá por el año 1980. "Un día fuimos a Once todos los pibes de La Candela (el centro de entrenamiento de Boca) y le compramos algo a nuestros familiares. Yo le compré un reloj", contó. 

El "Cabezón" Ruggeri comentó que su padre fue chofer de camiones durante mucho tiempo y que luego, gracias al esfuerzo, se pudo comprar un auto y una casa en Córdoba. "Una vez llegó con caramelos. Chasis y acoplado de caramelos. ¿Sabés las cajas que bajábamos?", recordó a modo de anécdota.

Oscar Ruggeri tiene una gran trayectoria dentro del mundo futbolístico y dejó una marcada huella dentro de la selección argentina, así como también en equipos de la talla de Boca Juniors y River Plate.

Acto seguido, el Pollo Vignolo, compañero de Ruggeri en ESPN, quiso saber si su padre estaba afiliado a algún sindicato. "¿Qué sindicato? No nos ayudó nadie. Lo que hizo, lo hizo mi viejo laburando", sostuvo el exfutbolista. En otra oportunidad, el panelista también contó cómo fueron sus inicios dentro del mundo del fútbol y explicó que nadie le regaló nada y que él sentía mucha felicidad cuando terminaba de jugar cada partido: "Terminaban los partidos y me daban el premio. Agarraba la plata y me iba corriendo a contar. Con todo lo que me daban me sentía millonario".