Internacional

Comodidades soñadas y abundancia de luz: estas son las mansiones de Gerard Piqué y Shakira

El futbolista y la cantante tienen propiedades que son la envidia de muchos.
jueves, 26 de agosto de 2021 · 05:00

Gerard Piqué y Shakira cuentan con un patrimonio económico que les permite darse una vida llena de lujos. Sin dudas, la evidencia más grande de su excelente pasar la muestran las propiedades de las que son dueños. Ubicadas en Barcelona, lugar en el que viven hace una década aproximadamente, cada una de ellas es un testimonio de su bienestar.

 

Su primera mansión

Por el año 2012, el jugador español y la cantante compraron su primera propiedad juntos, de 3.800 metros cuadrados, en la zona de Esplugas de Llobregat. De acuerdo a lo informado por El Comercio, la casa fue valuada en 900 mil dólares. 

La vivienda cuenta con cinco pisos en total, de los cuales dos son subterráneos y corresponden al sótano y una bodega. En el resto de los niveles, Gerard y Shakira tienen a su disposición un gimnasio, cancha de tenis, piscina, salones para conferencias, jardines y cine, entre otras comodidades.

La estructura es cúbica y destaca por un estilo minimalista. La arquitecta que llevó a cabo el proyecto fue Mireia Admeller, quien le brindó a la construcción espacios sumamente luminosos y una casona antigua totalmente independiente, que aseguran que se utiliza para el hospedaje de los padres de la artista colombiana.

 

La segunda adquisición

En el 2015, la feliz familia decidió que era momento de una nueva compra. En dicha ocasión, adquirieron una propiedad en el barrio de Pedralbes, en Barcelona, cerca del estadio Camp Nou. La casa es de 1.300 metros cuadrados y aseguran que costó 5 millones de euros.

Debido a un hecho de inseguridad sufrido en su casa habitual, a la nueva morada la equiparon con mayores prevenciones. Está ubicada entre altos muros y jardines que dificultan su visualización. Aún así, fue construida con amplios ventanales que permiten un ingreso de luz casi constante. La piscina no podía ser la excepción para los Piqué, por lo que tienen una interna y una externa, con una imponente cascada.