CON ESTILO

Imperdible: cómo acondicionar la huerta en primavera para tener lechugas ecológicas

Llega la estación ideal para generar el mejor ambiente y sustrato para las hortalizas.
martes, 21 de septiembre de 2021 · 12:00

Se nota porque amanece más temprano y porque el aumento de la luz del sol ya hizo brotar a muchas de las plantas del jardín. Es por eso que la primavera es la estación ideal para plantar lechugas y otras hortalizas.

El sol resulta indispensable para estas plantas comestibles y para muchas de las especies que se pueden incluir en la huerta urbana.

También se cultivan en invernaderos, pero las que nacen en primavera son más sabrosas. 

Entre las plantas que logran un mayor desarrollo si iniciamos su plantación en este mes se destacan los tomates, las berenjenas, los pimientos y muchas de las variedades que brindan frutos.

Pero si de plantas de hojas verdes se trata, las lechugas en todos sus tipos (mantecosa, morada, francesa, arrepollada) son de las que mejor se dan y más fácilmente se obtienen con el cuidado de la huerta.

Muchas celebridades eligen cultivar sus propias hortalizas.

Es indispensable que el espacio destinado para tal fin tenga las condiciones necesarias para que dé su riqueza durante el verano. Por eso, será imprescindible generar un sustrato con nutrientes, con buen abono natural y, sobre todo, ecológico, que sirve para asistir al sistema inmunológico de la planta.

También, para obtener lechugas de tipo orgánicas que no tengan ningún tipo de químico, habrá que usar remedios caseros que ayuden a ahuyentar las plagas.

Ideal para ensaladas, son de las plantas que requieren menos cuidado en nuestro jardín.

Otro dato importante a tener en cuenta es el riego más frecuente, ya que las temperaturas y el sol obligarán a darles más agua a las plantas.

 

Otros requisitos para las lechugas

Aunque es cierto que pueden plantarse durante todo el año, se recomienda que se haga primero en almácigo y luego trasladarlo a tierra.

Se precisará que el suelo haya sido preparado con anterioridad y que tenga las características propias de un terreno fértil. Se sugiere regarlo en forma periódica. En el caso de las lechugas, desde la siembra hasta la cosecha se demora entre 60 y 120 días.

Otras Noticias