Sobrevivió

La historia de Carlos Baldomir y un escape casi milagroso en la revuelta del penal de Las Flores

El motín fue tan violento que muchos dieron por muerto al excampeón del mundo en la categoría welter.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 03:30

En el pabellón número tres del penal de Las Flores inició un motín para solicitar mejores medidas en torno a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus. Pese a que el motivo inicial recayó en una sencilla solicitud, la situación se salió de control. Según se conoció los internos del pabellón diez y seis tomaron la unidad y fueron en dirección al pabellón tres, espacio en donde se encontraba el boxeador Carlos Baldomir

Baldomir fue uno de los pugilistas argentinos más importantes en la década pasada, que consumó tiempos de elogios y gloria. Toda esta fama avasallante concluyó cuando realizó uno de los delitos más señalados en la humanidad y fue condenado por haber atentado contra la integridad de su hija. Ahora bien, el boxeador fue uno de los pocos reos que logró librarse de un motín, en donde murieron cuatro hombres, sus compañeros de celda, según lo que asegura Infobae. 

 

Baldomir y su aparente fallecimiento

El revuelo fue tan grande que se creyó que Carlos Baldomir también había fallecido tras la caída de un preso que conservaba ciertas similitudes con su apariencia física. Pese a ello, se confirmó que estaba sano y no habría sufrido ningún daño tras el motín. De hecho, circuló un certificado de revisión, el cual constataba sus facultades. 

El Tata Baldomir debió presentarse en la enfermería para que se comprobara su buen estado de salud. 

Pese a que aún no se conoce a ciencia cierta cómo logró salvarse del revuelo, Carlos Baldomir asegura que ya no es el mismo de antes. 

“Muchas veces tuve problemas porque acá adentro todos querían medirse con el campeón. Recibí sanciones y me mandaron a los buzones (celdas de aislamiento). Pero eso de a poco fue cambiando, estoy en la celda de quienes tienen causa por abuso y el resto en otra. Por eso estoy más tranquilo. Hago gimnasia todo el día porque el cuerpo me lo pide”, aseguró hace un año en su última nota desde el penal.  

Entre tanto, debe esperar 12 años más para cumplir por completo su condena y volver a la luz pública tras saldar su deuda con la legislación.