TV RETRO

Pionero en la medianoche, "Notidormi" fue antesala de los ciclos de Tinelli y Pergolini

De la mano de Raúl Portal, el programa se emitió por ATC entre 1988 y 1990.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 17:00

Puede sonar desopilante y extraño, pero hubo una vez, allá por 1988, cuando en la televisión argentina un mono tití conducía un programa. Y es que “Notidormi”, el ciclo humorístico que se dio por ATC a la medianoche, se anunciaba con la conducción de Darwin, el famoso monito, con la colaboración de Raúl Portal y la participación especial de Tristonio, un perro batata.

Y es que este famoso ciclo fue predecesor de otros que se emitieron en un horario donde la audiencia no era muy alta, pero que, a partir de entonces, resultó interesante para muchos anunciantes y también para el público que no quería ir a dormir temprano.

El programa también generó otros productos paralelos. 

De “Notidormi” quedaron muchas frases como Mboheio, Tirá la buena que vuelve, Anfetaminga, Telerapia o caracúlicos, para aquellos que se muestran poco felices y con mala onda.

Esta creación estuvo generada por Raúl Portal, que es el padre de Gastón Portal, y que fue un innovador genuino que rompió moldes y generó siempre programas con gran audiencia. Además de “Notidormi” fue el mentor de “Perdona Nuestros Pecados” (PNP) que fueron hitos de la TV argentina.

En el ciclo había entrevistas y también, como ahora, clases de cocina.

En la tele, Portal inventó un modo original de divertir con poco presupuesto, además de aprovechar los archivos televisivos, y de un buen trabajo de edición que muchos actualmente usan.

Notidormi” fue uno de los momentos más emblemáticos en la vida de Raúl Portal cuando salió al aire este envío que podía definirse como una especie de kermés y fiesta continua con gente disfrazada. Allí surgió el payaso Campanita y la “profesex”. Dicen los que saben que, gracias a Portal, la trasnoche se valorizó definitivamente.

Darwin, la verdadera estrella de la medianoche. 

 

Y años más tarde, otro exitazo

Se le ocurrió trabajar en familia con su mujer, Lucía, y su hijo Gastón, cuando se dedicaron a grabar, mirar y archivar y descubrir las “perlitas” y los errores de cada programa.

Tan grande fue el trabajo realizado que llegaron a tener más de 50.000 horas grabadas. La conducción estuvo a cargo de Portal, primero con Federica Pais y luego con Mariana Fabbiani.