NATALIA OREIRO

Así es la millonaria mansión que Natalia Oreiro vendió

La propiedad estaba valuada en miles de dólares.
miércoles, 27 de julio de 2022 · 06:10

Natalia Oreiro vuelve a ser noticia por algo que hizo con una propiedad, luego de haber sorprendido a todos los fanáticos al contar que será la conductora de "El Cantante Enmascarado", el cual se emitirá por Telefe cuando termine "La Voz Argentina". Oreiro es uruguaya y se instaló en Argentina cuando tenía 21 años, en el año 1998. Al llegar, se quedó en una propiedad antigua ubicada en Palermo. 

En esta oportunidad, salió a la luz que Natalia Oreiro vendió esa casa, la cual siempre fue propiedad de los Alvear. La actriz y cantante vivió allí durante muchos años; incluso, en ese lugar, formó su familia con Ricardo Mollo y tuvieron a su hijo Merlín Atahualpa.

Uno de los comedores de la casa.

La mansión que eligió Natalia Oreiro para vivir cerca de 10 años, fue construida en 1887 y perteneció a la familia Alvear; luego, pasó a otros dueños y llegó a manos de la actriz, quien le hizo algunas modificaciones. Muchos fanáticos visitaron esta propiedad ya que llama la atención por sus colores atractivos y detalles.

Natalia vivió por más de 8 años en esta casa.

La propiedad cuenta con una fachada en mosaicos y cada columna representa a un miembro de la casa. La persona que hizo el mural es Graciela Barreto, profesora en La Plata, que estuvo muchos meses diseñando la pieza. Natalia Oreiro construyó un jardín con palmeras, camelias en flor, álamos, especies japonesas y un ginkgo biloba, un árbol que sobrevivió a la bomba nuclear de Hiroshima.

La casa se pudo vender al precio publicado.

La gran propiedad tiene 480 metros cubiertos y cuenta con 3 dormitorios y 5 baños. A pesar de que la cantante haya logrado vender la casa, aún conserva una sala de ensayo en un rincón del predio e hizo un acuerdo por eso. La enorme casa cuenta con un jardín de invierno, pileta, un bar y una escalera caracol.

Oreiro junto a Ricardo Mollo su pareja, habían establecido un valor para la venta de la casa y estuvieron negociando con dos posibles compradores. El que finalmente la compró, se había enterado que un interesado ofrecía U$S 50.000 menos de lo que pedían, entonces, rápidamente, pagó lo que la pareja pedía. Hasta el día de hoy, esa casa es una de las propiedades más llamativas de la ciudad.