PLANTAS

Te presentamos a la suculenta paraguaya: madreperla, una de las más fáciles de conseguir

Este tipo de suculenta es confundida con la Echeveria, pero tiene sus diferencias y es sumamente decorativa.
miércoles, 25 de enero de 2023 · 10:29

Si sos amante de las suculentas, si te interesa conocer sobre su cuidado y origen, esta nota te va a encantar, porque nos dedicaremos a hablar de la Graptopetalum paraguayense. Esta es una de las plantas más bellas que querrás tener en tu casa. 

Este tipo de crasa tiene otros nombres,por los cuales es conocido socialmente, como, por ejemplo, Graptopetalum o Madreperla. Sus hojas son muy decorativas y es por eso que una vez conocida nadie puede frenar hasta obtener un ejemplar. 

Una madreperla en flor.

Cabe destacar que el origen de esta suculenta es del noreste de México —principalmente, en Tamaulipas— y parte de Estados Unidos —en el estado de Texas—. Con el tiempo se instaló tanto en Sudamérica que se hizo característica de Paraguay.

Características generales

Está suculenta tiene hojas carnosas de forma obovada y terminan en punta, pero no pinchan. Su color dominante es el gris o el verde azulado, aunque en su ápice tienden al rosa.

Podés conseguir madreperla en viveros fácilmente.

Las suculentas de esta variedad están recubiertas por purina en sus hojas y tallos, lo que la protege del sol directo y otros agentes externos. Es preferible no rozar esta cera para no quitarla.

Esta planta se dispone en vistosas rosetas, muy parecida a la Echeveria, pero, a diferencia de ella, no luce tan apretada y se sujetan por largos tallos —muchas veces, colgantes— lo que facilita también su reproducción.

La Echeveria es confundida con la madreperla muy a menudo.

Cabe destacar que, al final del invierno, empiezan a armarse sus flores, las que no se darán a conocer hasta principios de la primavera. Las mismas son blancas de pétalos triangulares similares a una estrella de cinco puntas.

Cultivo y cuidado

Esta suculenta aguanta los climas cálidos y mediterráneos, por lo tanto también, el sol directo y la media sombra. En lugares de mucha insolación es recomendable protegerla durante las horas de mayor exposición solar.

Puede ser criada en tierra firme o en macetas.

Esta planta también puede cultivarse en macetas. Para este caso, se recomiendan modelos más anchos que profundos, ya que no tiene grandes raíces y la tierra para ella debería ser suelta y aireada para evitar el encharcamiento.

Plagas y enfermedades

Es necesario revisar la planta cada tanto. Existen las suculentas propensas a las cochinillas, la Graptopetalum paraguayense es una de ellas. Se puede combatir este parásito con azadiractina (aceite de neem) cuando esta plaga está muy extendida. En cambio, si se trata de una zona localizada, podrás retirar los insectos manualmente o usar un pincel mojado con alcohol o con tierra de diatomeas.

Sacar las hojas secas de la parte inferior es muy necesario.

Reproducción 

La reproducción de esta planta carnosa es muy fácil, ya que desprende hojas y, a veces, tallos colgantes, que se sueltan al mínimo contacto, por lo cual, hay que aprovechar esta ventaja evolutiva y la facilidad que tienen para enraizar.

Las hojas caídas en zonas favorables generan nuevos ejemplares con características idénticas a la planta madre. Esta es una forma asexual de reproducción que podés aprovechar para hacer esqueje.

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias