Receta

No compres más, hacé pan figazza y disfrutalo de muchas maneras: la receta en pasos simples

Esta preparación es ideal para stockearte y tener alimentos hechos para toda la semana, ya que se conservan en el freezer.
miércoles, 4 de octubre de 2023 · 05:16

Dentro de las creaciones de panadería, hay un sinfín de recetas y se pueden utilizar para varias comidas. El pan figazza es uno de los más populares, sin embargo, casi nunca es llamado por su nombre. Es un alimento que nos puede acompañar en cualquier momento del día. 

Las figacitas de manteca forman parte de cualquier sándwich, ya que el pan figazza se caracteriza por ser muy suave y por tener poca miga, pero la necesaria para un resultado tierno. Hay que remarcar que no es lo mismo que el pan brioche, más conocido como el de hamburguesa. 

Es el pan perfecto para una hamburguesa con menos miga.

El pan figazza tiene su origen siglos atrás, en la zona de Medio Oriente y Egipto, donde se lo hacía por la poca cantidad de ingredientes y tiempo que conlleva prepararlo. También llegó a instalarse como un pan típico en India, África e incluso Grecia. Aunque sea un pan semiplano, no se trata del pan pita o árabe.

Ingredientes

  • 80 cc de agua
  • 500 g de harina 000
  • 200 ml de leche
  • 15 g de levadura
  • 100 g de manteca
  • 30 g de sal
Podés hacerlos y, una vez fríos, guardarlos en el congelador.

Modo de preparación

  • Formá una mezcla de harina y sal y hacé una corona en la mesada de la cocina. En el centro, agregá la levadura, la leche, el agua y la manteca. Incorporá bien los ingredientes y amasá hasta que logres una masa suave y homogénea.
  • Para que el pan figazza quede perfecto, aplaná la masa con el palote un par de veces. Si tenés máquina sobadora para pastas caseras, podés usarla. Tapá la masa y dejala reposar durante 5 o 10 minutos, para lograr un producto casero exquisito
Son perfectos para pequeños sándwiches.
  • Cortá la masa en trozos de 50 gramos y hacé bollitos: cada uno de ellos será un pan figazza, por lo tanto, si querés panes más grandes, doblá el tamaño. Tapalos con un film o un repasador seco y sin perfume. Dejalos reposar durante 15 minutos.
  • Con un palote, aplastá los bollos y dales forma redonda; opcionalmente pinchalos con un tenedor. Dejá fermentar el pan figazza hasta que doble su volumen y, mientras, precalentá el horno a 200 ºC. 
Podés usar harina integral o premezcla sin gluten.
  • Cociná el pan figazza durante 15 minutos en horno fuerte. El resultado será un pancito tipo tortilla que te podrá acompañar con cualquier sándwich o incluso podrás disfrutarlo al natural o untado.