Orégano

Orégano: así de fácil podés sembrarlo en macetas o en tu jardín y usarlo en tu cocina

Te damos los secretos para que cultives esta planta y le des un toque aromático a tu hogar.
miércoles, 13 de diciembre de 2023 · 16:35

El cultivo de hierbas aromáticas en espacios reducidos, como con macetas dentro de casa, se convirtió en una tendencia para los amantes de la cocina. En esta ocasión, nos sumergimos en el sencillo y gratificante mundo del orégano, una planta versátil y de bajo mantenimiento que puede aportar un toque especial a tus platos.

El orégano es un ingrediente esencial en numerosas recetas gastronómicas y cultivarlo en macetas dentro de casa es más fácil de lo que pensás. Requiere pocos cuidados y se adapta bien a diversos entornos, ofreciendo una cosecha prolongada. Existen dos formas principales de iniciar el cultivo de este arbusto: a partir de semillas o adquiriendo plantas en un vivero.

Animate a tener tu propio huerto urbano.

Si optás por semillas, el proceso comienza en semilleros y, luego, trasplantás las plántulas a la maceta. Si preferís las plantas ya crecidas, asegurate de seleccionar ejemplares saludables de un vivero confiable. Una vez que adquieras tu planta de orégano, elegí una maceta con buen drenaje para evitar encharcamientos. El riego debe ser moderado, solo cuando la tierra esté seca al tacto. Coloca la maceta en una zona soleada para favorecer su desarrollo.

A esta hierba la disfrutamos en la pizza, la pasta o las ensaladas.

 

Mantenimiento y cosecha

Al igual que con otras hierbas aromáticas, retirá los capullos de las flores para fortalecer el sabor y la vitalidad del orégano. La recolección del mismo se realiza cuando la planta alcance al menos 15 centímetros de altura. Para cosechar, simplemente cortá la planta a unos 2 centímetros de la base; volverá a crecer rápidamente.

Detrás de su sabor distintivo se esconde un tesoro de propiedades medicinales y terapéuticas.

 

Secado y almacenamiento

El orégano recolectado se seca fácilmente. Lo más común es atar los tallos en un ramo y colgarlos boca abajo en un área ventilada y sombreada. Después de unos días, cuando las hojas estén secas, simplemente frotá los tallos para deshojar esta planta. Guardá las hojas desprendidas en un recipiente hermético para su uso posterior.

El orégano no solo aporta un toque especial a nuestros platos favoritos, sino que también se utiliza para tratar diversas dolencias.

 

Más que un condimento

Además de ser un ingrediente culinario, el orégano posee propiedades medicinales, ideal para infusiones y con múltiples beneficios para la salud. Cultivar este arbusto en macetas dentro de casa es una forma práctica y gratificante de tener esta versátil hierba a mano. Con unos simples cuidados, disfrutarás de su aroma y sabor en tus platos caseros.

Otras Noticias