PLANTAS

Mirá el asombroso y fácil truco para reproducir una planta sin usar sus semillas

Conocé el paso a paso sencillo y muy eficaz para producir variedad de plantines.
sábado, 5 de agosto de 2023 · 04:23

La alporquia o alporque es una técnica utilizada para reproducir plantas, la cual consiste en utilizar la corteza de una rama para que desarrolle nuevas raíces. Este método similar a la estratificación requiere que la plántula se enraíce en la propia planta madre, ya que se nutre de ella para mantenerse viva.

Es un un proceso sencillo y gratificante que resulta exitoso si contamos con los materiales adecuados y un poco de paciencia, que tiene como resultado plantas nuevas a partir de árboles maduros. ¿Qué necesitás para hacerlo? Un cuchillo limpio y afilado, un trozo de plástico transparente (que pueda cubrir un anillo de la rama elegida), cuerda, papel de aluminio o plástico negro, el sfagno (un musgo que ayuda al desarrollo de las raíces) y, si no conseguís, podés sustituirlo por un sustrato compuesto por un 80% de arena y un 20% de tierra.

La alporquia es una gran método de reproducción.

Sin dudas, es la manera correcta de cultivar plantas de verduras en macetas, botellas y cajones de maderas, usando el poco espacio que tienes en casa para cosechar vegetales frescos. Te dejamos el paso a paso para que lo hagas en tu hogar sin posibilidad de fallar:

Paso 1:

Elegí una rama con hojas de al menos un centímetro de diámetro, pero que no supere los cinco centímetros de longitud, de un árbol adulto sano, es decir, libre de plagas como pulgones, orugas y cochinillas. Importante: la rama no puede ser la principal, la plantada en el suelo, ya que mataría la planta.

Paso 2:

Antes de iniciar el proceso, remojá completamente el musgo sfagno en agua para hidratarlo.

Paso 3:

Hacé dos cortes superficiales, de una distancia aproximada de dos dedos, en la rama elegida, quitando la capa externa de la misma. Para eso, utilizá un cuchillo afilado y esterilizado. Raspá con cuidado toda la zona delimitada, lo cual formará un anillado, por encima del cual crecerán nuevas raíces.

Pelá una parte de la rama elegida.

Paso 4:

Cubrí todo el anillo pelado con sfagno o sustrato húmedo, que lo colocarás dentro de la cáscara de naranja y luego cubrirás con un plástico transparente, asegurándolo con cuerda o precinto en ambos extremos. Si la zona de la alporquia recibe luz directa, lo ideal es cubrirla con papel de aluminio o plástico negro para protegerla.

Colocá la tierra en la cáscara.

.

Cubrí con un plástico y atá.

Paso 5:

Debés esperar entre un mes y tres meses, según el tamaño del árbol, podés mirar a través del plástico para hacerlo en el momento justo en el que las raíces ya son grandes. Cuando esto finalmente ocurra, deberás trasplantarlas a la maceta, mira a través del plástico para ver si las raíces ya son grandes.

¿Cómo? Con un serrucho o una sierra para metales, separá el nuevo árbol de la planta madre realizando un corte por debajo de la primera región pelada, teniendo cuidado de no dañar las nuevas raíces. Finalmente, colocalo en tierra abonada previamente humedecida y podalo a tu gusto, quitándole algunas hojas.

El resultado de las raíces crecidas.

 

Más de

Otras Noticias