LAVANDA

Lavanda: cómo cuidar la aromática más elegida y sus propiedades secretas

Conocé todos los tips para que tu planta crezca sana y grande.
lunes, 12 de febrero de 2024 · 22:30

Sin dudas, lavanda es una de las aromáticas más cultivadas en el mundo, ya que es sumamente versátil, una opción muy buena para plantar tanto en el jardín como en macetas. No solamente por su aroma tan exquisito, sino además por su estética y amplias propiedades.

La lavanda es capaz de atraer mariposas, colibríes y abejas; por eso el primer consejo es que la expongas al sol directo, ya que no tolera la sombra. Si querés que sea una de las plantas más frondosas de tu patio, es importante que reciba la mayor cantidad de rayos solares.

Lavanda

La segunda recomendación para quienes son principiantes en la jardinería y tienen o quieren tener lavanda es podar flores secas y hagas para mantener su floración activa. Otro consejo es que mantengas el suelo bien drenado, no compacto, de esta manera lo ideal es abonarlo con frecuencia para evitar una tierra dura.

Finalmente, es una planta que tolera la sequía. por lo cual no debés regarla de más para que pueda crecer de manera adecuada. Sin embargo, es necesario que sepas que en la maceta necesita más agua que en el suelo, por lo cual la frecuencia de riego debe ser mayor.

Planta aromática

 

Las increíbles propiedades de la lavanda

Aunque muchos no lo saben, la lavanda no solamente es una de las aromáticas preferidas por su aroma y belleza, sino que también por sus propiedades medicinales para calmar la ansiedad. Esta planta actúa como calmante natural, por ejemplo, para combatir el insomnio y así dormir mejor.

Beber una infusión de lavanda permite relajarnos, por eso es útil si queremos combatir el estrés y nerviosismo, además de frenar las palpitaciones. Se la puede conseguir en distintas presentaciones, de forma casera se emplean los tallos con hojas y flores o también por vía oral.

Té de lavanda

Asimismo, reduce los problemas estomacales, tales como úlceras, gastritis, acidez entre otras patologías frecuentes. Y, si las utilizamos en compresas y baños para mitigar dolores reumáticos. ¿Alguna otra razón más para tenerla en casa? ¡Es todo lo que necesitás!

Más de