Como si estuvieras en Francia: la receta del croissant riquísimo y fácil de hacer en casa

Esta es la receta que estabas esperando.
viernes, 5 de abril de 2024 · 09:00

La receta del reconocido croissant, según los datos aportados, se dice que nació y se originó en Austria, aunque realmente se hizo popular en Francia y en el resto del mundo gracias a la influencia de la reina María Antonieta, quien introdujo su preparación en la gastronomía de su país y de todo el mundo.

Aunque se dice que la receta del croissant verdaderamente tiene sus orígenes en la cocina austriaca, muchos lo consideran un símbolo histórico de Francia, quien supo darle su valor culinario frente a todo el mundo, convirtiéndolo en un bocadillo más que exquisito.

Para realizar una docena de croissant, vamos a necesitar la siguiente lista de ingredientes: 500 gramos de harina, 50 gramos de azúcar, 10 gramos de levadura fresca, 10 gramos de sal, 250 gramos de manteca, 1 huevo y 250 cc de leche tibia.

Comenzaremos nuestra receta colocando la harina, la sal y el azúcar en un recipiente grande. Por otro lado, en un vaso, vamos a disolver los 10 gramos de levadura con la leche tibia. Una vez que este último paso esté listo, incorporar al bowl de los ingredientes secos.

Ahora comenzaremos a amasar durante unos 5 minutos hasta que tengamos una masa suave y sin grumos. Cuando esté lista, la dejaremos reposar en la heladera durante unos 30 minutos, mientras colocamos la manteca fría en el centro de dos hojas de papel pergamino.

Una vez que esté listo, extenderemos nuestra masa en forma de rectángulo y colocaremos la lámina que contiene la manteca en su centro. Doblar hasta que quede completamente cerrada. Estiramos nuevamente en forma de rectángulo y doblamos por la mitad, estiramos y doblamos en tercios. Refrigerar nuevamente.

El armado

Repetiremos el paso anterior, estirando una vez más nuestra masa, para que tenga eslasticidad. Volvemos a descansar durante 30 minutos y extendemos la masa en forma de rectángulo para cortarla en triángulos. Así iremos formando nuestros croissant, enrollando la masa sobre si misma.

Para finalizar la receta colocaremos cada uno de ellos en una bandeja, con papel vegetal en su base. Batir un huevo y pincelar por encima d cada croissant para darle un toque de brillo. Dejar reposar durante 1 hora y colocar en un horno, a 200 grados, durante 20 minutos o hasta que estén bien dorados. Listo, a comer.

Más de

Otras Noticias