Cuidados del árbol de jade en otoño

Aprende cómo mantener tu árbol de jade esta temporada.
lunes, 8 de abril de 2024 · 21:20

El árbol de jade (crassula ovata) es una planta suculenta popular por su belleza y facilidad de cuidado, pero no debemos descuidarla durante el otoño, ya que esta temporada trae consigo cambios importantes para su crecimiento y desarrollo.

El árbol de jade necesita de ciertos cuidados básicos para su óptima salud y desarrollo, más aún en la temporada que estamos atravesando, otoño, la cual es previa a los días más fríos del año. Así que presta atención a estos consejos básicos para que tu planta favorita sobreviva sin problemas.

Riego: durante el otoño, los días son más cortos y las temperaturas tienden a disminuir. Debido a esto, el árbol de jade entra en un período de descanso vegetativo, por lo que es crucial reducir el riego para evitar el exceso de humedad en el sustrato, lo que podría causar pudrición de las raíces.

Humedad: aunque se reduce el riego, es importante mantener un nivel de humedad adecuado en el ambiente. El aire seco de los sistemas de calefacción en interiores puede afectar, por lo que se recomienda colocar la planta en una zona con buena circulación de aire y, si es necesario, utilizar un humidificador.

Luz indirecta: si bien los días se vuelven más cortos y la luz solar disminuye, lo cierto es que para esta suculenta es esencial proporcionarle luz brillante pero indirecta para evitar quemaduras en las hojas. Colocarlo cerca de una ventana orientada al este u oeste puede ser ideal.

Temperaturas frescas: el árbol de jade es resistente, pero no tolera las temperaturas extremadamente frías. Durante el otoño, es importante protegerlo del frío excesivo, especialmente si se halla en exteriores. Si las temperaturas descienden por debajo de los 10 °C, es recomendable trasladar la planta a un lugar más cálido, como el interior de la casa.

Prepararse para el invierno

Poda: el otoño es un buen momento para realizar podas moderadas en el árbol de jade para promover un crecimiento compacto y saludable. Se pueden recortar las ramas secas, enfermas o desordenadas, así como también aquellas que estén creciendo en otras direcciones.

A medida que avanza el otoño, es importante preparar al árbol de jade para el invierno. Esto puede incluir trasladarlo a un lugar más protegido si se está en exteriores, evitar su contacto a corrientes de aire frío y asegurarse de que esté protegido de las heladas.

Otras Noticias