“Hay fiesta”: el orgullo de Marcelo Tinelli por un importante logro de Lolo

Marcelo Tinelli y un particular momento junto a su hijo.
viernes, 24 de mayo de 2024 · 07:00

Marcelo Tinelli, una figura emblemática de la televisión argentina, ha compartido con su hijo Lorenzo, cariñosamente conocido como Lolo, más que solo un apellido. Han compartido momentos de calidad, risas y, sobre todo, una pasión que trasciende generaciones: la colección de figuritas.

 Esta tradición, que ha unido a padres e hijos a lo largo de los años, se ha convertido en un ritual familiar para los Tinelli, especialmente durante los eventos futbolísticos como la Copa América. Marcelo Tinelli no demoró más de dos semanas en completar el álbum.  

La afición por las figuritas no es solo un pasatiempo; es una forma de conectar con la historia del deporte, sus jugadores y los momentos que definen torneos como la Copa América. Para Lolo, este interés ha sido fomentado por Marcelo, quien ha visto en su hijo el reflejo de su propia infancia.

El conductor estrella de América ha compartido abiertamente en redes sociales cómo disfruta ver a Lolo armar partidos de fútbol con las figuritas, creando una pelotita de papel y manejando los jugadores con las manos, tal como él lo hacía de niño.

La colección de figuritas es más que un pasatiempo; es una cápsula del tiempo que captura la esencia del fútbol en papel adhesivo. Cada figurita es una historia, cada álbum lleno es un tesoro de recuerdos.

Marce ha transmitido esta pasión a Lolo, enseñándole a valorar cada figurita no solo por su valor estético o coleccionable, sino por lo que representa: el espíritu deportivo, la dedicación y el talento de los jugadores que adornan cada página del álbum.

Lo mismo que Qatar

La emoción de completar el álbum del Mundial de Qatar con Lolo fue un momento que Marcelo Tinelli describió como "increíble" y que compartió con orgullo y alegría en las redes sociales. Este acto de completar el álbum no es solo un logro personal para Lolo, sino también un momento de unión y celebración familiar.

 Es un testimonio del vínculo entre padre e hijo, y de cómo una simple colección de figuritas puede ser el catalizador de momentos inolvidables. En una época donde la tecnología domina el entretenimiento, la colección de figuritas se mantiene como una actividad tangible y personal. 

Otras Noticias