Uruguay

Uruguay perderá el 70% del turismo de cruceros en el verano

Las grandes compañías cancelaron sus llegadas a Uruguay por la poca previsibilidad en las políticas de ingreso.
viernes, 1 de octubre de 2021 · 15:40

Generalmente Uruguay es parte de los circuitos sudamericanos de cruceros, especialmente para las embarcaciones que llegan desde Miami, Río de Janeiro, Santiago, Barbados y Trinidad. Los puertos visitados son Punta del Este y Montevideo, que cada año reciben una gran cantidad de turistas.

De acuerdo a los datos oficiales, entre octubre de 2018 y abril de 2019, arribaron a Uruguay 146 cruceros. Entre octubre de 2019 y marzo de 2020, el país sudamericano recibió 166 cruceros, luego llegó la pandemia del coronavirus y se estancó la actividad.

A inicios del año pasado, Uruguay experimentaba un aumento del 13% en la actividad de las embarcaciones; sin embargo, el país se vio obligado a cerrar sus fronteras temporalmente y a la fecha, muchas empresas no notan certidumbre por parte de las autoridades.

La mayoría de cruceros que cancelaron su llegada al país son de Europa.

 

Cuánto gastan los turistas

Los turistas internacionales son los que más gastan al visitar el país, se estima que, en promedio, cada día desembolsan 40 dólares por persona, un gasto considerable si se toma en cuenta que los visitantes llegan solo por tres o cuatro horas y no deben cubrir su alojamiento. Una persona que decide alojarse en la nación sudamericana desembolsa en promedio 92 dólares diarios.

En 2019, Uruguay recibió 1.753 millones de dólares gracias al turismo y en el sector de cruceros no está detallada la cifra, pero en cinco meses del mismo año se superaron 10 millones de dólares en gastos. Desde el cierre de fronteras en marzo de 2020, el sector trabajó con pérdidas.

Se prevé que el 30% de la actividad de cruceros se recupere en la próxima temporada. Algunas compañías como Abude operará en el 90% de las escalas que se hacen en el país.

Se cancelaron 65 de las 178 escalas previstas para la temporada de cruceros debido a la falta de previsibilidad de los gobiernos de Sudamérica. La mayoría de empresas que cancelaron son europeas, de acuerdo al último comunicado oficial.