ITALIA

“Paz, unión y armonía”: los deseos del papa Francisco para el mundo en esta Navidad

Durante la bendición Urbi et Orbi, el papa Francisco pidió a los países “mantener vivo el diálogo” para resolver los conflictos actuales.
sábado, 25 de diciembre de 2021 · 17:04

El máximo líder de la Iglesia Católica, el papa Francisco, pidió hoy por “la paz, la unión y la armonía” de los países del mundo durante la celebración de la bendición del Urbi et Orbi, el tradicional mensaje de Navidad que se celebra todos los 25 de diciembre desde la Ciudad del Vaticano.

Desde la emblemática Basílica de San Pedro, en Roma, el sumo pontífice rezó por “la paz de los países en conflicto” e instó a los líderes mundiales a “mantener vivo el espíritu del diálogo y la reconciliación''. El mensaje del papa Francisco se da en el marco de varios conflictos abiertos en el mundo. 

Fuente: (El Mundo)

“En momentos tan difíciles para la humanidad, debemos ser solidarios, amables y respetuosos los unos con los otros. El mundo necesita reconciliación y convivencia pacífica”, expresó el papa Francisco, al tiempo que lamentó las tensiones en el ámbito internacional.

“Hay muchos conflictos latentes en el mundo, crisis políticas e institucionales y múltiples contradicciones a escala internacional. Son tantos los problemas que casi pasan desapercibidos. Es muy doloroso ver cómo nos habituamos a la tragedia que nos olvidamos del dolor de nuestros hermanos”, lamentó. 

Esta es la novena bendición del Urbi et Orbi que el jesuita argentino celebra desde el inicio de su papado y la segunda en pandemia. 

 

El pedido para los países de América

Asimismo, desde el balcón de la basílica, Jorge Bergoglio pidió por la “paz, unión y armonía” de todas las naciones del mundo, pero sobre todo, para los países de la región latinoamericana. 

“Deseo que en sus corazones brillen siempre los valores del respeto, la solidaridad y el reconocimiento a los derechos humanos”, pidió el papa Francisco ante un aforó mínimo de feligreses en Roma. 

En la víspera de Navidad, el papa también abogó por el reconocimiento de los pobres y los desfavorecidos del mundo. 

Y es que, debido a la pandemia y la aparición de la nueva cepa Ómicron, el Vaticano ha vuelto a extremar las medidas sanitarias y de bioseguridad para el ingreso a los templos sagrados de la Santa Sede y las misas papales, incluidas las que se realizan al aire libre como la de hoy.