anticuerpos monoclonales

Mala noticia: los anticuerpos monoclonales no son eficaces para tratar las nuevas cepas

Son utilizados, sobre todo, en Europa y Estados Unidos.
martes, 2 de febrero de 2021 · 14:40

El tratamiento contra el COVID 19 a base de anticuerpos monoclonales era uno de los más prometedores para combatir la enfermedad que puso en jaque al mundo. Sin embargo, científicos en el Reino Unido descubrieron que los desarrollados hasta ahora no son eficaces para tratar las nuevas cepas de coronavirus.

Tres farmacéuticas están a la cabeza en el desarrollo de estos fármacos (Regeneron, Eli Lilly y GlaxoSmithKline), pero sus tres productos fallan en tratar una o más variantes, como las mutaciones detectadas en Brasil, Sudáfrica o en el Reino Unido.

El medicamento de Regeneron fue utilizado para tratar a Donald Trump.

Por ejemplo, el medicamento de GlaxoSmithKline todavía funciona para las variantes brasileña y sudafricana, pero no para la británica. Igualmente, si se tienen en cuenta las mutaciones que se dieron hasta ahora, los expertos no descartan que estos fármacos dejen de ser efectivos en algún tiempo.

Los anticuerpos monoclonales fueron utilizados de manera experimental para tratar al expresidente de Estados Unidos Donald Trump cuando contrajo coronavirus. Estos se obtienen al clonar glóbulos blancos e imitar los efectos del sistema inmunológico. Resultan muy útiles en las primeras etapas de la dolencia.

Ningún producto funciona en todas las variantes del coronavirus.

Pero con las nuevas mutaciones, todo se fue por la borda. “Los cambios que el virus produce en sus proteínas de punta desechan estos anticuerpos”, afirmó a The Guardian Nick Cammak, quien dirige los estudios de terapias contra el coronavirus en la fundación Wellcome.

Los anticuerpos monoclonales son aún efectivos, no obstante, para el “virus original”. Por ello, el experto subrayó la importancia de secuenciar genéticamente el patógeno en todo el mundo para encontrar regiones “conservadas” y allí poder tratar a los enfermos con este tratamiento. 

Fuente: (France 24)

Europa y Estados Unidos continúan con la utilización de estos fármacos, pero en el resto del mundo su uso no está tan extendido. No es de extrañar: son costosos y relativamente difíciles de producir, indica el medio británico. 

Otras Noticias