Chile

Crisis en la frontera entre Bolivia y Chile: el cruce de migrantes se multiplicó por diez

Alegan que se trata de una crisis humanitaria.
viernes, 5 de febrero de 2021 · 15:45

El pueblo de Colchane, en la región de Tarapacá, en el norte de Chile, es foco de una difícil situación. En lo que va del año la cantidad de personas que ingresaron irregularmente al país trasandino provenientes de Bolivia fue diez veces mayor que el año pasado, indicaron las autoridades. Se trata, principalmente, de ciudadanos de Venezuela.

Lo que sucede es que en el pueblo fronterizo de Chile de unos 1.600 habitantes no existe infraestructura para contener el ingreso de tantas personas, por lo que muchos deben dormir en las calles o tomar refugio en las casas de los habitantes del lugar, presuntamente, de manera irregular.  En la última semana se registraron 500 ingresos diarios, con un pico de 1.500 el martes.

El Gobierno chileno ya licitó 15 aviones para proceder con la expulsión de quienes hayan ingresado ilegalmente.

Las autoridades locales de Colchane llamaron la atención por el colapso que se vive en el pueblo, sobre todo, en lo que significa la atención sanitaria. “Esto está produciendo un colapso en cuanto a la atención médica, también a los servicios básicos”, dijo el alcalde Javier García.

Desde el 2014 cientos de miles de inmigrantes venezolanos ingresaron a Chile.

Muchos migrantes, con el objetivo de llegar a territorio chileno se lanzan a la peligrosa travesía de cruzar el inhóspito altiplano a pie, a una altura de 3.600 metros y bajo temperaturas extremas. La elección de este paso, en lugar de hacerlo por Perú, se debe a que, por su extensión, este territorio está menos controlado. Esta semana, dos personas fallecieron en el intento. 

Fuente: (Bio Bio)

"Estas muertes deben poner en máxima alerta a las autoridades chilenas. Esta crisis había sido ignorada y ha ido creciendo desde hace cuatro años. Los ingresos por pasos no habilitados se han triplicado y ahora tenemos una crisis humanitaria en el norte del país”, dijo Patricia Loredo de la organización Colectivo sin Fronteras de Chile a la DW. 

Mientras tanto, el gobierno del presidente Sebastián Piñera optó por reforzar el control en las fronteras por parte de las fuerzas armadas. Además, se licitaron 15 aviones para comenzar el proceso de expulsión de aquellas personas que hayan ingresado ilegalmente al país. 

Más de

Otras Noticias