Estados Unidos

En las antípodas de Trump: Joe Biden urgió a establecer un mayor control de armas

Después de la tragedia registrada ayer en Colorado.
martes, 23 de marzo de 2021 · 15:39

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió al Congreso prohibir los fusiles de asalto y regular la tenencia de armas. Las propuestas del mandatario demócrata llegaron después de que diez personas perdieran la vida en un tiroteo en un supermercado, ayer, en el estado de Colorado. Con esta postura, Biden se coloca en las antípodas de su antecesor, Donald Trump, quien nunca quiso regular el mercado armamentista en la población civil.

“Deberíamos prohibir los fusiles de asalto y los cargadores de alta capacidad en este país", aseveró Joe Biden, quien también indicó que podrían enmendar “las lagunas” en el sistema de verificación de antecedentes de armas. “No debemos esperar otro minuto. Insto a mis colegas de la Cámara de Representantes y del Senado a actuar", sentenció, al tiempo que recordó que un veto del Congreso en 1994 prohibió la venta de aquellos equipos durante diez años. 

Fue la ley que más duró. Y redujo estas matanzas de masas. Deberíamos volver a hacerlo.

El expresidente estadounidense, Barack Obama, también se plegó al pedido del actual mandatario. "Ya es hora, desde hace mucho, de que aquellos que tienen poder combatan esta epidemia de violencia armada”, aseguró Obama, quien hace años reconoció que su mayor frustración era no haber podido lograr un mayor control sobre la venta y posesión de armas. "Podemos superar la oposición de los políticos cobardes y la presión de un 'lobby' de las armas que se opone a cualquier límite a la capacidad de cualquiera de reunir un arsenal. Podemos y debemos”, sentenció el expresidente norteamericano.

Dos tiroteos en una semana

El tiroteo de Boulder, Colorado, por el que fue imputado un joven de 21 años, fue el mayor desde el de El Paso (Texas) en agosto de 2019, cuando 23 personas perdieron la vida. Pero la masacre de ayer sucedió menos de una semana después de que otro hecho semejante ocurriera en un local de masajes, en Atlanta, Georgia, y dejara ocho víctimas.