Estados Unidos

Estados Unidos ya no propiciará intervenciones militares para “promover la democracia”

Discurso del secretario de Estado.
miércoles, 3 de marzo de 2021 · 15:25

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dio hoy su primer gran discurso al pueblo de su país. Allí, el encargado de la diplomacia estadounidense delineó cuáles serán las líneas y prioridades del Gobierno del demócrata Joe Biden de cara a sus relaciones exteriores. Allí, el funcionario de Washington aseveró que los días de intervenciones militares en nombre de la defensa de la democracia terminaron. Al menos, durante la nueva Administración.

Después de reconocer que Estados Unidos también tiene una democracia frágil y que esto había podido ser visto por todos los habitantes del mundo el día en que ocurrió el asalto al Capitolio, explicó cómo hará la Casa Blanca para “apoyar la democracia alrededor del mundo”: “Con el poder de nuestro ejemplo”, aseveró. “Vamos a incentivar a otros a hacer reformas claves, a derribar leyes que son malas, a luchar contra la corrupción y a terminar con prácticas injustas. Vamos a incentivar el comportamiento democrático”, continuó.

Blinken, de 58 años, también aseguró que se va a crear un sistema de inmigración "humano y eficiente".

Fue entonces cuando el funcionario del país norteamericano deslizó una especie de cambio de línea en la política exterior estadounidense. “Pero no vamos a promover la democracia a través de costosas intervenciones militares o intentando derrocar a regímenes autoritarios por la fuerza”, afirmó y continuó: “Ya probamos estas tácticas en el pasado y, por más bienintencionadas que fueran, no funcionaron. Le dieron a la promoción de la democracia una mala fama”.  Además, este comportamiento, dijo, había generado desconfianza en los estadounidenses. Por eso, el cambio de estrategia.

Haremos las cosas de manera diferente.

Fuente: (RT)

Por otro lado, el titular de una de las carteras más importantes de Estados Unidos remarcó la necesidad de que la resolución de los problemas se debe dar de manera multilateral, algo que se había abandonado durante el gobierno de Donald Trump. También se distanció de este último al subrayar la importancia de la acción global contra el cambio climático. No obstante, tuvo un punto de continuidad con la Administración del exmandatario republicano: China.

El funcionario del país dirigido por Biden indicó que el país asiático era el único que tenía el poder económico, militar, diplomático y tecnológico “para desafiar seriamente el sistema internacional estable y abierto”. Así y todo, Blinken explicó que su relación hacia Pekín será “competitiva cuando deba serlo, colaborativa cuando pueda serlo y adversa cuando tenga que serlo”. “China es la mayor prueba geopolítica del siglo XXI”, sentenció.

Otras Noticias