Estados Unidos

Las protestas antirracistas vuelven a dispararse en Estados Unidos tras un nuevo fallecimiento

Un joven afroestadounidense fue baleado ayer en Minnesota.
lunes, 12 de abril de 2021 · 13:33

Casi un año después de que en Estados Unidos comenzaran las protestas antirracistas más grandes de las últimas décadas, Minneapolis fue anoche nuevamente el foco de manifestaciones contra la brutalidad policial. La razón: el fallecimiento de un joven afroestadounidense durante un operativo policial.

Su nombre era Daunte Wright y tenía 20 años. Según la Policía de Brooklyn Center (en el estado de Minnesota, norte de Estados Unidos), los oficiales lo detuvieron por una infracción de tránsito ayer. Al verificar su identidad, vieron que tenía una orden de arresto pendiente. Siempre siguiendo la información policial, Wright intentó subir de nuevo a su auto cuando quisieron arrestarlo y fue ahí que los agentes le dispararon. El joven afroestadounidense pudo conducir unas cuadras más hasta estrellarse contra otro vehículo. Fue hallado ya sin vida

Unas 200 personas se manifestaron ayer.

Según la madre del joven, Wright la llamó durante el operativo y le contó que lo habían detenido porque “tenía un ambientador colgado del espejo retrovisor”. Luego, la mujer relató que escuchó una discusión y se cortó la llamada. Un minuto después, la novia del joven, que también iba en el auto, la llamó para decirle que Wright estaba muerto.

Inmediatamente, la comunidad salió a las calles al grito de “Justicia”. Los manifestantes se dirigieron a la comisaría de Brooklyn Center, en el área metropolitana de Minneapolis, donde, según Reuters, comenzaron a arrojar objetos contra el edificio. Entonces, la Policía se colocó los elementos antidisturbios y comenzaron a lanzar balas de gomas y gases lacrimógenos. Por su parte, el gobernador de Minnesota, Tim Walz, afirmó que lamentaba "de nuevo la pérdida de la vida de un hombre afroamericano a manos de la Policía".

Fuente: (La Vanguardia)

 

El juicio por el homicidio de George Floyd

Mientras tanto, el país norteamericano sigue atento el juicio al policía blanco Derek Chauvin por el asesinato a George Floyd, un caso que saltó de un video divulgado en las redes sociales a las pantallas de todo el mundo, después de que el oficial presionara el cuello del ciudadano afroestadounidense con su rodilla contra el asfalto durante nueve minutos. Según informó el juez del caso Peter Cahill, la semana que viene se pronunciarán los alegatos finales.

Los procesos judiciales por abusos policiales son extremadamente raros en Estados Unidos y las condenas lo son aún más. No obstante, esta vez está pasando algo inusual: varios agentes están declarando en contra de su colega al asegurar que había utilizado una fuerza excesiva y que haberlo tenido inmovilizado con la rodilla en el cuello había sido totalmente innecesario.

Otras Noticias